Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite un diputado gallego del PP por el cobro indebido de siete millones

El PP gallego anunció ayer la dimisión de su diputado José Antonio Franco Cerdeira tras conocerse que cobró indebidamente unos siete millones de pesetas en sueldos del Parlamento autonómico, para lo cual le ocultó sus actividades privadas. Sin embargo, ni Franco Cerdeira ni su grupo han aclarado si devolverá el dinero percibido de forma irregular, lo que reclamó ayer la oposición, que no se da por satisfecha con su simple renuncia.Durante los tres últimos años, Franco Cerdeira obvió en su declaración de bienes presentada en el registro de la Cámara que es titular de una gestoría de seguros en Narón (A Coruña). Pese a serlo, estuvo cobrando en ese periodo 130.000 pesetas mensuales en concepto de dedicación exclusiva a las tareas parlamentarias, una situación manifiestamente ilegal que ha acabado por reconocer, aun a regañadientes, su propia formación política.

Tras la denuncia periodística del caso y la apertura de una investigación oficial, el miembro del PP trató de engañar a la Comisión del Estatuto del Diputado. Según la oposición, entregó en la Cámara el certificado de cese de actividad de otra gestoría que regentaba en Ortigueira (A Coruña) e intentó hacerlo pasar como si correspondiese al negocio de Narón. La treta quedó al descubierto cuando esta semana la Agencia Tributaria envió al Parlamento las declaraciones fiscales de Franco Cerdeira.

Vacilaciones y contradicciones

Desde que se conoció el asunto, el PP había mantenido una actitud vacilante. En un primer momento pareció admitir que su diputado obró incorrectamente, pero más tarde pasó a defenderlo a capa y espada contra la evidencia incluso de los datos contenidos en sus declaraciones fiscales. Ante el acoso de socialistas y nacionalistas, el Grupo Popular decidió finalmente el pasado jueves pedir a Franco Cerdeira que entregase su escaño."No ha obrado de mala fe", argumentó ayer el portavoz del PP en el Parlamento, Víctor Vázquez Portomeñe, "como lo prueba el hecho de que sí hiciese constar la gestoría en su declaración de la renta. Pero ha cometido un error y en política los errores de pagan".

En contraste con este discurso autocrítico, el propio presidente de la Xunta, Manuel Fraga, salió en defensa de su compañero de partido y trató de restar trascendencia al caso. "Es una dimisión que le honra", sentenció Fraga; "ha entendido que debía renunciar para hacer un servicio al partido, pero es muy dudoso que estuviera obligado a hacerlo".

Sin embargo, tanto el PSOE como el Bloque Nacionalista Galego (BNG) consideran que la renuncia de Franco Cerdeira no es suficiente para dar carpetazo al asunto. "Tiene que restituir las percepciones que ha cobrado ilegalmente", destacó el diputado nacionalista Alberto Rodríguez Feixóo. De momento, el PP elude la cuestión, que deberá dilucidarse el próximo lunes en un pleno del Parlamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 1997