Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GESTIÓN

El Ayuntamiento pide el cierre de La Riviera por exceso de aforo en el recital de Mark Owen

El Ayuntamiento de Madrid ha solicitado la Comunidad el cierre cautelar de la discoteca La Riviera por exceso de aforo durante el recital del británico Mark Owen, el miércoles por la noche. Durante su actuación, la Cruz Roja hospitalizó a 10 chicas y atendió a 210 por desmayos. Según el concejal de Arganzuela, Clemente Torres, hubo 3.000 personas, el doble de la capacidad de la sala. La Policía Municipal rebaja las cifras. Los agentes vieron 500 personas de más. "Tenemos pruebas de que se cumplió la ley. No se superó el límite", dicen los responsables del local.

El recital de Mark Oweri tuvo un desenlace inesperado para muchas de las fans de este ex componente del grupo Take That. Una decena de chicas acabó en el hospital y más de 200 fueron atendidas por los sanitarios de la Cruz Roja a causa del calor y las apreturas en la zona próxima al escenario. Todas las jóvenes ingresadas fueron dadas de alta durante la madruga da de ayer en el hospital Clínico y en el Doce de Octubre. Los organizadores achacan el tumulto a la ansiedad de las adolescentes por acercarse a su ído lo. Muchas de ellas guardaron cola durante días para consehuir una entrada.La Policía Municipal denunció una presunta irregularidad al contabilizar 2.000 personas en una sala con capacidad sólo para 1.500 espectadores. En el informe de los agentes se especifica que había zonas vacías en el local, mientras el público se apelotonaba en las cercanías del escenario. "La gente se movía y se apretaba, pero no hubo descontrol", dicen los agentes.

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, pidió a la Policía Municipal el informe elaborado por los agentes y confirmó que la documentación será trasladada a la Administración regional para que se abra un expediente sancionador que dictamine si se cometió alguna ilegalidad en el desarrollo del concierto. "Nosotros hemos detectado, a través de los servicios de control", dijo el alcalde, "que había en el local más personas del aforo permitido. Eso no está bien y, por tanto, lo ponemos de manifiesto ante la autoridad competente".

El edil del distrito, Clemente Torres, se aventuró a señalar que "con toda seguridad la sala será clausurada después de comprobarse que se duplicó el aforo". "Los responsables del local están abusando del aforo, y eso", añadió Torres, "provoca molestias a los vecinos, más por el movimiento de los asistentes que por la sala en sí". El concejal recordó que la Junta de Arganzuela ha incoado un expediente de obra a la sala por cerrar un patio sin el permiso oportuno.

Espacios vacíos

Javier González, uno de los responsables de la sala, aseguró ayer que van a demostrar que no hubo exceso de público. "De momento no nos han pedido nada, pero cuando lo hagan les daremos a conocer varios informes que atestiguan que la sala, cuya capacidad es de 1.500 personas, no admitió a más gente de la establecida". "En la sala", continuó, "no hubo incidentes de ninguna clase. La parte de atrás del escenario estaba vacía. El problema es que las chicas estaban histéricas por colocarse en la primera fila".Para los gerentes de La Riviera, el recital se desarrolló cumpliendo todos las exigencias establecidos por la policía, Protección Civil, Delegación del Gobierno y Sanidad. También aseguraron que se multiplicó por cuatro el servicio de seguridad. La organización del concierto correspondió a la empresa Iguana Internacional, según la compañía discográfica RCA, encargada de la promoción musical del cantante Mark Oweri.

"No hay que darle más vueltas a la noticia. No ha ocurrido nada y, afortunadamente, ha sido así porque se tomaron medidas", agrega González. La discoteca La Riviera ha organizado más de 300 conciertos en tres años. En ninguno de ellos se han registrado incidentes ni problemas de orden público, según los responsables de esta sala, una de las más activas de la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 1997

Más información

  • LA SALA ASEGURA QUE CUMPLIÓ TODOS LOS REQUISITOS LEGALES