La metalúrgica alemana Degussa fundió oro de prisioneros judíos

Alemania está reescribiendo su historia. Abriéndola por sus páginas más dolorosas. La empresa metalúrgica Degussa, una de las más importantes del mundo, se sumó ayer a la cascada de admisiones de culpa, al reconocer que durante el régimen de Adolfo Hitler fundió oro procedente de los campos de exterminio."Durante los tiempos del nacionalsocialismo, los ciudadanos judíos de Alemania y de los países vecinos fueron obligados a entregar oro, plata y otros metales preciosos. ( ... ) La mayoría de ese material -que incluye plata de mesa, joyas, plata antigua y fragmentos de plata y oro- fue fundido por Degussa", dice el comunicado oficial.

Un responsable de la metalúrgica, Michael Jansen, dijo que este reconocimiento no representa un cambio de política: "Nosotros nunca hemos hecho secreto de nuestro pasado". Sin embargo, puntualizó que, hasta lo que ellos conocen, el material para fundir procedía del banco central, el Reichbank, y de otras instituciones financieras, descartando así una relación directa con el transporte de ese material precioso desde los mismos campos de exterminio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de junio de 1997.

Lo más visto en...

Top 50