Boeing advierte que Europa será la más perjudicada por una guerra comercial

Bocing alertó ayer, de forma implícita, a los países europeos sobre el posible efecto boomerang que podrían sufrir si declararan una guerra comercial en el sector aeronáutico a Estados Unidos. Ron Woodard, presidente de la división de aviones civiles de Boeing, declaró ayer en París que, durante los próximos tres años, la compañía estadounidense generará en Francia más empleos que Airbus, prueba del interés de todos en mantener la calma.

Ron Woodard indicó que el programa para el desarrollo de los nuevos modelos Boeing 737-700 generará más puestos de trabajo en Francia en los próximos tres años que su competidor, el Airbus A319. Según Woodard se debe a que los nuevos Boeing se entregan equipados con motores desarrollados al 50% entre General Electric y la firma francesa Snecma. La fabricación de dichos motores supondría el mantenimiento de 33.000 empleos anuales en territorio francés, con una previsión de ventas que supera los 9.000 millones de dólares (1,3 billones de pesetas) en los próximos ocho años, según los cálculos de Boeing.Fue una forma de insistir en una advertencia lanzada veladamente el domingo: Boeing considera que, en caso de guerra comercial, los más perjudicados serían los propios países europeos.

Los gobiernos y las compañías participantes en Airbus (Francia, con Aerospatiale; Alemania, con Dasa; Reino Unido, con British Aerospace; y España, con CASA) acusan a Boeing de competencia desleal, por superar los límites de subvención pactados en 1992 entre Washington y Bruselas. Los ministros Airbus denunciaron esta semana en el salón aeronáutico de Le Bourget (París) que las subvenciones a la investigación que el Pentágono y la NASA concedían a Boeing superaban el 4% de la facturación total de la empresa, establecido como límite máximo.

La prevista fusión de Boeing con el otro gigante estadounidense, McDonnell Douglas, podría aumentar el volumen de subvenciones, dado que McDonnell es el principal suministrador de aviones de combate del Pentágono. La Comisión Europea respaldó a Airbus y, además de oponerse a la fusión Boeing-McDonnell Douglas, lanzó amenazas veladas sobre una posible guerra comercial con Estados Unidos si Boeing seguía incumpliendo los acuerdos sobre subvenciones.

Por otra parte, British Airways (BA) demostró ayer que su política de compras seguía estando del lado norteamericano al encargar a Boeing ocho aparatos, cinco 777 y tres 767, por importe de mil millones de dólares (más de 145.000 millones de pesetas).

Por contra, la industria aeronáutica europea de uso militar recibió un impulso al firmar los ministros de Defensa de Alemania, y Francia un compromiso para la fabricación de los helicópteros de combate Tigre, que euquiparán a los ejércitos de ambos países. El consorcio germano-francés Eurocopter proporcionará a principios del próximo año 80 helicópteros a París y Bonn por valor de unos 375.000 millones de pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción