Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquín Cortés profundiza en el mestizaje cultural

"Soy puro al cien por cien, a mi aire", dice el bailarín en su reaparición

El bailarín Joaquín Cortés reaparece para estrenar las nuevas coreografías de Pasión gitana, una vez salvada la lesión -una fisura en el muslo derecho- que le ha forzado a descansar un mes. Desafían, Oripando, Querelo y Moró, las novedades coreográficas, son fruto de "las inquietudes" de Cortés, harto de repetir su espectáculo por medio mundo en más de 600 actuaciones. "Esto es como la vida: renovarse o morir", sentenció ayer en El Ejido (Almería), donde reabrió la gira por España y reivindicó el mestizaje frente a los ortodoxos flamencos. "Soy puro cien por cien, a mi aire".

Las nuevas coreografías engarzan plenamente con la filosofía de mestizaje cultural que preside Pasión gitana y con la fusión artística, que Joaquín Cortés enarbola como bandera. "El flamenco está viviendo una época dorada como la de los tablaos y los cafés cantantes, que era todo para el señorío. Pero no vayamos a engañarnos, lo que está abriendo las puertas es el flamenco fusionado", aduce.Sin desdeñar la ortodoxia, el bailarín cordobés añadió: "Respeto al flamenco purista, pero yo soy puro cien por cien, a mi aire". Un tanto a la defensiva, Cortés se sacudió las críticas de quienes defienden un arte tradicional: "Siempre se critica a la persona que funciona, cuando en el fondo está abriendo puertas para otros. No entiendo por qué se crítica a la gente que sólo piensa en trabajar".

Y, aún sin ser interpelado explícitamente por ello, trató de aligerarse el corsé de divismo que algunos le han endosado. "Ni soy un mito, ni soy un monstruo, ni soy un genio. Soy una persona de 28 años, que lleva bailando desde los 12 y que tengo la suerte de subir a un escenario y de que la gente siga creyendo en mí". "soy un gitano de clase humilde, que ha tenido la suerte de estar aquí con tanta gente para escucharme". A pesar de cultivar una imagen campechana, el bailarín se refirió con sumo placer a su popularidad internacional, acreditada en esta gira y en el próximo disco que distribuirá la compañía EMI a escala mundial. "Es la primera vez en la historia que un bailarín hace un disco y el segundo español, después de julio Iglesias, que lo venderá por todo el mundo. No lo entiendo porque no canto, sólo bailo".

Segunda gira

Horas antes de presentar su reformado espectáculo, un tributo a la cultura gitana, en el marco del XX Festival de Teatro de El Ejido, donde también actuará hoy, ofreció su visión de la calidad artística. "No es un problema de público frío, si no de espectáculo malo. El público es muy inteligente,".La reaparición de Cortés, que había previsto presentar en Córdoba el nuevo espectáculo, coincide con una segunda gira por España, hasta septiembre, antes de salir al exterior otros dos años. Tampoco habrá muchas más en la planificada trayectoria artística del bailarín, a la vista de su anunciada retirada de los escenarios al filo de los 33.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 1997