Protesta ante la Asamblea de empleados de Ericsson y del hospital de la Princesa

Un total de 500 trabajadores de la empresa de telecomunicaciones Ericsson y del hospital de la Princesa se manifestaron ayer ante la Asamblea de Madrid para protestar por su incierto futuro laboral. En el caso de Ericsson, los empleados se quejaron de la reducción del 12% en la inversión industrial que ha sufrido la empresa. "El Gobierno de Ruiz-Gallardón se ha cruzado de brazos ante este hecho", señaló el portavoz socialista en la Asamblea, Jaime Lissavetzky.Distinto fue el objetivo de los trabajadores de la Princesa. Su presencia ante la Cámara regional pretendía mostrar su disconformidad con los supuestos planes de privatización de la gestión del hospital. Una medida que la consejera de Sanidad y Servicios Sociales, Rosa Posada, negó que fuese a realizarse. "Estamos estudiando mejorar la gestión, para lo cual hemos encargado una consultoría a la firma Arthur Andersen, pero no se ha manifestado ningún interés en la creación de un consorcio para la administración de dicho hospital", dijo Posada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50