El PP acusa al Poder Judicial de extralimitarse

El portavoz del PP en la comisión de Justicia del Senado, Alfredo Prada, considera que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) "se extralimita al mostrar preocupación por las manifestaciones que Cardenal realizó en 1994, dado que esta reflexión no es competencia del Consejo. Y si las referidas manifestaciones hubieran sido motivo de preocupación o de sanción, el Consejo debió actuar entonces y no valorarlas tres años después".Gabriel Cisneros, presidente de la Comisión Constitucional en el Congreso y diputado del PP, declaró a Europa Press que no podía dejar de manifestar su sorpresa porque, en su opinión, " el Consejo debe ser oído, debe valorar el cumplimiento de los requisitos legales para el cargo y de su idoneidad, pero entrar en valoraciones de cuño manifiestamente ideológico es una

Más información

El portavoz de Justicia del FP en el Congreso, Andrés Ollero, quiso puntualizar que los órganos capacitados para hacer juicios de constitucionafidad son el Tribunal Constitucional y "los órganos judiciales en el desempeño de su función" y "hasta ahora ningún juez ha advertido en los planteamientos profesionales de Cardenal la más leve infracción de la Constitución".

"Derecha dura"

Desde la oposición, el secretario general del PSOE, Felipe González, afirmó que le parece lógico que "un Gobierno de la derecha dura nombre un fiscal general de la derecha dura", donde encuadra a Cardenal. De él dijo que respeta su persona, "pero su pensamiento, en lo que contradice a la Constitución, no puede ser aplicado desde la Fiscalía".

El líder socialista añadió que "los nombramientos del Gobierno del PP reflejan la situación real, no los discursos". Según González, "seria lógico que si el Gobierno es de centro nombrara a un fiscal centrista, y si es de derechas el fiscal será de derecha conservadora y dura".

El portavoz socialista de Justicia en el Congreso, Juan Alberto Belloch, pidió al Gobierno que "valore en profundidad" el dictamen del CGPJ y que "revise" su propuesta, ya que la biografía de Cardenal justifica la actitud del Consejo, aunque se mostró comprensivo y aseguró que "pese a todo esto es conveniente dar un margen de confianza al nuevo general del Estado, esperando que el hábito haga al monje; es decir, que una vez que sea investido fiscal comprenda que su obligación es restablecer el principio de autoridad en la fiscalía y, en segundo lugar, dejar sus opiniones personales en el terreno de la moral y las buenas costumbres en un cajón cerrado con llave y no volver a abrirlo hasta que sea cesado de su cargo".

Para Rosa Aguilar, portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, el informe del CGPJ "invalida" a Cardenal para el cargo. "Parece que el Gobierno busca los peores candidatos", comentó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50