Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuego arrasa más de 100 hectáreas en el parque del Garraf

Sant Pere de Ribes

Un Incendio forestal arrasó ayer por la tarde entre 80 y 100 hectáreas de áreas pobladas por pinos en los términos municipales de Sant Pere de Ribes, Canyelles y Vilanova i la Geltrú, y obligó al desalojo urgente de los vecinos de una urbanización. El origen del fuego pudo haber sido el cruce de unos cables de energía eléctrica, aunque este extremo no fue confirmado oficialmente.El bosque de la comarca del Garraf estaba muy reseco debido a las escasas precipitaciones de los dos últimos meses y al viento de poniente que sopló con fuerza la semana pasada. Se da la circunstancia de que el área quemada debía ser un futuro "corredor verde" que enlazaría el Parque Natural del Garraf con la zona protegida de la cuenca del río Foix, según habían previsto los ayuntamientos de la comarca y la Diputación de Barcelona.

El fuego se detectó hacia las 15.00 horas a un quilómetro de Sant Pere de Ribes. Impulsado por un fuerte viento de levante que soplaba en dirección oeste, las llamas subieron en pocos minutos por la montaña del Montgrós (358 metros). Algunos repetidores de radio y televisión allí instalados ardieron como teas en pocos-minutos.

Las llamas bajaron a continuación por la ladera de la montaña hasta situarse a menos de 20 metros de la urbanización California, en el término municipal de Canyelles, que también tuvo que ser dealojada. No se produjo ningún daño personal ni las llamas afectaron a ninguna de las viviendas. Mientras, el alcalde de Sant Pere de Ribes, Xavier Gárriga, hacía un llamamiento a la población a través de la radio local en busca de voluntarios para participar en las tareas de extinción.

Un total de veintisiete camiones de bomberos, unidades de ADF (Agrupaciones de Defensa Forestal) y de Protección Civil, dos helicópteros bombarderos y cuatro avionetas, además de unos 200 voluntarios, colaboraron en las tareas de extinción en las que participaron 93 bomberos. En la urbanización California la policía obligó al desalojo de las casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1997