GENTE

EL GATO SE COMIÓ A UN PATO DE LA REINA

Humphrey, el gato del número 10 de Downing Street, la residencia del primer ministro británico, ha devorado a un patito que pertenecía a la reina Isabel de Inglaterra, según informó ayer el dominical News of the World, que se interroga por el futuro de las relaciones del Gobierno con la corona. El gato blanco y negro del que se ha hecho cargo Tony Blair, al mismo tiempo que los demás elementos de su residencia, recorrió cientos de metros para apoderarse de un inocente patito del parque de Saint James, frente al palacio de Buckingham, y volver a su casa llevándolo cogido con los dientes. Humphrey, un gato callejero que se estableció en Downing Street en 1989, tenía fama como cazador implacable de ratones y se le atribuían algunos pájaros, pero hasta ahora no había extendido su terreno de operaciones para hostigar a los patos reales en las tierras de la reina. En cualquier caso, el dominical británico sugiere que Tony Blair solicite el perdón real en cuanto tenga una audiencia con Isabel II.-

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS