Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La acusación del 'caso Intelhorce' quiere imputar a Martínez Robles

Una de las acusaciones populares en el caso Intelhorce, la que ejerce el ex diputado autonómico del PP José Egea, va a solicitar al juez instructor que cite como imputado al ex secretario de Estado de Economía Enrique Martínez Robles, en cuya actuación en la privatización de la empresa textil advierte indicios de prevaricación y malversación de caudales públicos. El ex ministro de Economía Pedro Solbes comparecerá el lunes ante el juez para explicar si el Gobierno ocultó información sobre el expediente abierto por la Unión Europea por ayudas ilegales a Intelhorce cuando él era secretario de Estado para las Comunidades.Giovanni Orefici, el empresario italiano que compró Intelhorce en 1989, volvió ayer a comparecer ante el juez instructor, Juan Francisco Ramírez Barroso, y, como ya hiciera el pasado viernes, nuevamente apuntó a Enrique Martínez Robles como el responsable de la Administración que autorizó la venta de la fábrica aun a sabiendas de su insolvencia. Orefici, quien ha reconocido que carecía de suficiencia económica para la adquisición de la fábrica textil malagueña, expuso ayer que así lo manifestó a la Administración antes de que se cerrase la operación, para la que se le exigió un aval de 1.800 millones de pesetas y un precio de 2.000 millones en varios plazos que no atendió.Consejero del Exterior

Según el testimonio prestado por Orefici, Martínez Robles sería también el responsable de que se le autorizara a emplear dinero del aportado por el Estado para la ampliación de capital (5.869 millones de pesetas) en Intelhorce para contragarantizar el aval que prestó Fianzas y Crédito. Martínez Robles era en aquellas fechas consejero del Banco Exterior de España, entidad a través de la cual se realizó toda la operación.

El abogado de la acusación popular, Antonio Urdiales, dijo que pedirá al juez la detención de Martínez Robles, quien intervino en la fase previa de privatización de Intelhorce, en la venta y en la posterior reversión a la tutela pública en 1992.

Orefici, único imputado de los 44 del caso que permanece en prisión y que ha admitido el uso para fines particulares de casi 1.400 millones de Intelhorce, puso ayer también de manifiesto desavenencias con su ex socio en Benorbe Álvaro García Lavigne. Antes de adquirir Intelhorce, el empresario italiano compró a su socio la parte que éste tenía en Benorbe. Este acuerdo, según señaló Álvaro García Lavigne, estaba condicionado a que Orefici consiguiese finalmente hacerse con la propiedad de Intelhorce.

Ambos mantuvieron un careo ante el instructor sobre el pago a García Lavigne de 225 millones de pe setas. García Lavigne dijo desconocer que los fondos procedían de las arcas de Intelhorce y que el pago se hizo por la venta de las acciones de Benorbe, mientras que Orefici aseguró que este dinero fue una comisión que ambos pactaron en el caso de que se adjudicara la textil malagueña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997