Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El poeta Gastón Baquero sigue grave en el día de su homenaje en Madrid

Autores e instituciones destacan su "plenitud sensorial"

Gastón Baquero (Banes, Cuba, 1918), el más importante de los poetas vivos cubanos, fue ingresado el pasado sábado en el hospital La Paz tras sufrir un infarto cerebral que le provocó un coma del que apenas pudo salir a última hora de la tarde de ayer. El poeta recuperó el habla, aunque persistía su gravedad y no pudo asistir al homenaje que le había preparado un grupo de poetas españoles en coordinación con Radio Exterior de España, la Residencia de Estudiantes y el Círculo de Bellas Artes.

A pesar de la ausencia del poeta, se celebró la mesa redonda prevista, donde expusieron sus criterios sobre la vasta obra del cubano los poetas Francisco Brines y José Méndez, el novelista J. J. Armas Marcelo y Luis Alberto de Cuenca, director de la Biblioteca Nacional.En palabras de Brines, "la poesía de Baquero reinventa la mirada inocente y asombrada del niño, y por eso es tan continuada la feliz sorpresa de la imagen inesperada, y su plenitud sensorial". El Círculo de Bellas Artes decidió homenajear a este poeta cubano, residente en España desde 1959, por su enorme importancia como una de las voces más preclaras, maduras y activas de toda la poesía hispanoamericana de la última mitad del siglo XX. Baquero perteneció al grupo surgido en torno a la revista literaria Orígenes, de la que fue gestor principal junto a José Lezama Lima. Entre sus libros más importantes hay que citar Memorial de un testigo, Magias e invenciones y, sobre todo, Poemas invisibles.Por sorpresa

El pasado año una fundación bancaria editó dos cuidados volúmenes que reunían prácticamente la totalidad de su obra, y anteriormente la Universidad de Salamanca, por medio de su revista literaria, le había dedicado un volumen crítico.

Durante las décadas de los sesenta y setenta, Gastón Baquero fue sistemáticamente borrado de la historia oficial de la poesía cubana y de sus antologías. No ha sido sino recientemente, en 1995, cuando por sorpresa una revista literaria para jóvenes del interior de la isla presentó y publicó varios de sus poemas inéditos, lo que significó el comienzo de un tímido y tardío deshielo y reconocimiento de su palabra lírica.

En el homenaje la poesía de Baquero fue considerada como un monumento testimonial a la soledad de un creador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 1997