Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las critícas y la parábola del automóvil

José María Aznar pidió ayer desde Nueva York "paciencia" a la oposición por que "hay mucho que barajar hasta el año 2000, fecha en la que previsiblemente se agotará la presente legislatura. De esta forma, el presidente del Gobierno respondía, en una conferencia de prensa, a las críticas del PSOE, que denunció el miedo que existe en el país por el recorte de las libertades. El presidente del Gobierno desdeñó todas las críticas, y las atribuyó a la acción de "pequeños grupos que claman en el desierto y hacen discursos al cielo".En una confusa parábola, el presidente del Gobierno comparó la situación política con una carrera de coches, en el que un automóvil está atascado mientras el resto circula correctamente. Entonces, el conductor atascado sale del coche y, empieza a dar voces. Esa, en opinión de Aznar, es la oposición. "El Gobierno ha tomado medidas difíciles, la economía responde correctamente y eso no lo va a empañar nadie", añadió. Pero evitó responder a la pregunta de por qué si la situación es tan buena, ello no se refleja en los sondeos y González sigue siendo el más valorado.

Preguntado sobre la situación de Canarias tras la reforma de la estructura militar de la OTAN, Aznar perdió su tono tranquilo para responder con cierta vehemencia: "Canarias va a estar de la única forma que puede estar: bajo mando español. "Eso no se discute", agregó. Reconoció sin embargo, que hay negociaciones sobre la "articulación de límites entre los mandos estratégicos de la alianza" que pueden hacer depender el archipiélago de un mando u otro. Pero ello no implica cambios sobre el mando español directo de Canarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 1997