Horcajo reclama un retablo de la escuela de Berruguete que se instalará en la Almudena

Horcajo (127 habitantes) quiere su retablo. El Ayuntamiento de esta localidad reclama la vuelta al municipio de una obra del siglo XVI que hace 30 años el arzobispado se llevó a Madrid. El alcalde, Raúl Andrés, independiente, ha hecho esta petición tras conocer que esta valiosa obra de arte, compuesta por 17 tablas atribuidas a Pedro Berruguete o algún discípulo suyo, va a ser instalada en el altar principal de la Almudena. "Hace 30 años se la llevaron con la excusa de que la iban a restaurar. Es hora de que vuelva al pueblo, del que nunca debió salir", dice.

La iglesia de San Pedro in Cathedra de Horcajo de la Sierra es una mole gótica de piedra y ladrillo levantada en el siglo XV. Actualmente, cuenta con pocos objetos de valor, pero no siempre fue así.Hasta diciembre de 1967, en su interior se encontraba un retablo compuesto por 16 tablas flamencas atribuidas a Juan González Becerril, escultor de origen palentino y yerno de Pedro Berruguete. González Becerril, según los datos de la Comunidad de Madrid, se hizo cargo de la obra de Horcajo después de la muerte de su suegro, acaecida entre 1503 y 1504, que no pudo terminar el retablo.

Sin embargo, la historiadora Isabel Mateo Gómez sostiene la tesis de que el autor del retablo es el llamado maestro de Paredes de Nava. Para sostener su tesis se basa "en los delicados rostros, la serenidad y la elegancia de las expresiones y actitudes, los abundantes brocados de oro en la indumentaria y doseles y, sobre todo, la imitación arquitectónica de las composiciones de Berruguete".

Las tablas están dedicadas a la vida de Jesús, la Virgen, san Gregorio, la Anunciación y escenas del papado.

El libro Retablos de la Comunidad de Madrid, publicado por la Consejería de Cultura en 1995, confirma que el retablo permanece en los almacenes del Arzobispado de Madrid.

El alcalde, Raúl Andrés, asegura que sobre el estado de esta obra de arte "siempre ha habido mucho secretismo". "Nunca nos han dejado acernos a él. Hasta que, hace unas semanas, una comisión del pueblo logró verlo por primera vez en 30 años. Allí se enteraron que iba a ser trasladado a la Almudena. Hasta entonces no sabíamos nada.".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Dificultad de acceso

Los autores del libro Relatos de la Comunidad de Madrid, donde se recogen datos de todos los existentes en la región, tampoco pudieron verlo de cerca. Señalan que, "debido a la dificultad para acceder a ver los restos del retablo, sólo se puede apuntar la iconografía general del mismo y los temas concretos de seis tablas". Es el único retablo que carece de fotografía en el libro citado.El alcalde añade: "Nos engañaron, aunque resulte duro decirlo. Primero intentaron llevárselo a la luz del día. Luego, como los vecinos salieron con palos, volvieron por la noche. Un camión se llevó las 16 tablas. Cuando intentamos recuperarlas, nos dijeron que se las habían llevado para restaurarlas. Al final, sólo conseguimos recuperar una pieza: un San Pedro de un metro de altura. Es lo único que nos quedó".

El Ayuntamiento reclama la vuelta al pueblo del retablo.

"Es una buena oportunidad, porque se lo llevaron mediante engaños y es parte de la historia de este municipio", dice el alcalde.

"De todas formas, estaríamos dispuestos a llegar a un acuerdo con el arzobispado. Si tanto interés tiene en instalarlo en la Almudena, debe darnos una réplica exacta y, además, restaurarnos la iglesia, que se encuentra en mal estado". El regidor recuerda que hace pocos días se desplomó el falso techo del templo. "La iglesia está muy deteriorada", indica.

Esta iglesia cuenta con una única nave con coro a los pies y ábside poligonal reforzado con contrafuertes. Tiene una torre de planta cuadrada y un cementerio adyacente.

La colocación del retablo en el altar mayor de la Almudena coincidirá con una próxima reorganización interior y exterior de la catedral. Según Europa Press, el cuadro de Francisco Ricci que representa a un Cristo en la cruz y que figura actualmente en el altar principal de la Almudena será trasladado a un crucero.

Este periódico no pudo lograr ayer la versión oficial del arzobispado, pero un portavoz recordó que la iglesia de San Pedro y las obras de arte de su interior son propiedad del arzobispado. "Si alguien tuviera que reivindicar la vuelta del retablo, ése tendría que ser el párroco, no el alcalde, que es un representante municipal, pero no de los fieles, aunque todo el pueblo fuese católico".

Sobre la firma

Vicente González Olaya

Redactor de EL PAÍS especializado en Arqueología, Patrimonio Cultural e Historia. Ha desarrollado su carrera profesional en Antena 3, RNE, Cadena SER, Onda Madrid y EL PAÍS. Es licenciado en Periodismo por la Universidad CEU-San Pablo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS