Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La quema de Judas remata la semana de procesiones

Tielmes / S. S. de los Reyes

La Semana Santa ha tocado a su fin. Ayer se conmemoró de diversas maneras la Resurrección de Cristo en las localidades de la región. Hubo desde quema de la efigie de Judas hasta procesiones de diverso cariz.Tielmes de Tajuña (2.000 habitantes) quemó ayer a su Judas. Prácticamente toda la localidad se reunió en la plaza del pueblo desde las ocho de la mañana, para presenciar una tradición que también se mantiene en Robledo de Chavela, Majadahonda y Montejo de la Sierra.

Los verdaderos protagonistas de este acto son los juderos, que son los quintos del pueblo. El acto consiste en quemar el tronco de un árbol de unos 11 metros de altura sobre el que se coloca la cabeza de algún personaje popular del momento. Por esta particular hoguera han pasado las cabezas de Luis Roldán y la del miembro de ETA Urrusolo Sistiaga. Para este año los quintos han elegido a Lucas Grijander, un popular personaje televisivo. Aunque la quema del Judas se celebra ante la Virgen y Cristo resucitado el Domingo de Resurrección hay quien asegura que su origen es pagano y viene a celebrar el paso de los jóvenes a la edad adulta.

San Sebastián de los Reyes (58.000 habitantes) puso fin a la Semana Santa con un acto religioso excepcional en la Comunidad de Madrid. Se trata de la procesión de El Encuentro, único desfile procesional que se celebra en la región el Domingo de Resurrección y que cuenta además con otra peculiaridad: uno de los pasos es conducido exclusivamente por mujeres.

La procesión conmemora desde hace dos siglos el reencuentro de Cristo con su madre. A la una de la tarde la imagen de la Virgen, cubierta con el velo negro, salió de la iglesia de San Sebastián Mártir, portada y escoltada exclusivamente por mujeres: "Se trata de celebrar la alegría que la Virgen María sintió cuando encontró a su hijo, al que creía muerto", comentaba una de las féminas que portaban la imagen. Los hombres desfilaron con la imagen de Cristo resucitado hasta encontrarse con el otro paso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de marzo de 1997