Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ha decidido ya desclasificar varios 'papeles del Cesid' y prosigue hoy sus debates

La Sala Tercera del Tribunal Supremo dedicó ayer más de seis horas -con las que acumula ya unas 20 en tres jornadas consecutivas- a la deliberación sobre la desclasificación de los papeles del Cesid, que proseguirá hoy. Por el momento, se ha acordado levantar el secreto de varios de los seis documentos ya analizados, según fuentes de la Sala, si bien varios magistrados consultados por este periódico se negaron a precisar cuáles. Todos ellos critican la lentitud con que el presidente de la Sala Tercera, Ángel Rodríguez, está dirigiendo los debates, así como su negativa a informar a la opinión pública.

Poco después de las ocho de la noche, los magistrados de la Sala Tercera suspendían la deliberación, que proseguirá hoy a las 10.30. Protegidos por la policía, protagonizaban una nueva desbandada ante los periodistas que habían aguardado pacientemente la conclusión del debate. La tercera jornada se inició poco antes de las 11 de la mañana y se suspendió, para almorzar, hacia las dos de la tarde. En total, cuando salieron del Supremo acumularon más de seis horas de deliberaciones.Conforme avanzan los días -hoy se inicia el cuarto consecutivo-, Ángel Rodríguez y algunos otros magistrados muestran gran irritación por las informaciones publicadas. Sin embargo, el presidente no acepta la sugerencia de algunos de los miembros de la Sala de facilitar, al término de cada jornada, información suficiente a los periodistas sobre el resultado de los debates. "No se puede tener a un país en vilo", manifestó uno de los magistrados partidarios de que se facilite información.

La ausencia de datos impide conocer con precisión cuáles son los seis documentos que, según algunas fuentes, han sido examinados y sobre los que se ha decidido ya la desclasificación, aunque no faltan fuentes ajenas a la Sala, pero informadas, que aseguran que no se están desclasificando los documentos en bloque, sino sólo algunos párrafos de ellos.

El documento del 'Pte.'

La falta de información fidedigna afectó a la noticia difundida a primera hora de la noche respecto a que uno de los documentos sobre los que existía ya decisión era el que contenía una nota manuscrita con la inscripción "me lo quedo, Pte. para el viernes". Poco después de difundirse, algunos magistrados aseguraron que no era cierto que existiera decisión sobre tal documento, mientras que lo que es peor otros se negaban a decir si era o no era así.Tal documento es la hoja de despacho de 28 de septiembre de 1983 en la que se recogen dos referencias al sur de Francia. La primera lleva por título Comando sur de Francia, y en el apartado "RESOLUCIÓN" hay una nota escrita a mano que dice "me lo quedo". La segunda tiene por título Sur de Francia y en el apartado de "RESOLUCIÓN" aparece la siguiente nota manuscrita por el entonces director del Cesid, Emilio Alonso Manglano, que tantas polémicas ha suscitado: "Me lo quedo, Pte., para el viernes". Unos han opinado que se trataba de la abreviatura de la palabra presidente [en referencia a Felipe González], y otros que quiere decir "pendiente".

La mecánica del debate sobre cada uno de los documentos consiste en que todos los magistrados que lo desean exponen sus puntos de vista y razonamientos. Finalmente, según la mayoría de las fuentes, se vota sobre si se pide la desclasificación del documento analizado. El contenido del análisis consiste en ponderar si el documento afecta o no a la seguridad del Estado, motivo esgrimido por el Ejecutivo para negar los documentos a los tres jueces de instrucción que los solicitaron'.

Hoy volverá a la sede del Tribunal Supremo el funcionario del Cesid que cada mañana, desde que se iniciaron las deliberaciones, traslada a la Sala los documentos secretos cuya desclasificación se debate y los devuelve cada noche a los archivos del centro. En sus deliberaciones, los magistrados utilizan tres sobres, uno por cada uno de los sumarios afectados -caso Lasa y Zabala, caso Oñederra y caso Lucia Urigoitia-, que contienen los 16 documentos reclamados por los instructores.

La Sala Tercera del Tribunal Supremo utiliza una sola copia de cada documento, autentificada y firmada por el respectivo ponente, tras su cotejo con las microfichas que robó y devolvió al Cesid el ex jefe de la Agrupación Operativa Juan Alberto Perote. Las microfichas del Cesid fueron trasladadas el pasado 12 de febrero al Tribunal Supremo por el director del servicio secreto, Javier Calderón, para su examen en pantalla de lectura, y desde entonces no han salido del centro de espionaje militar. - Inicialmente, los jueces que investigan la guerra sucia contra ETA, Baltasar Garzón, Javier Gómez de Liaño y Justo Rodríguez reclamaron 22 documentos, pero dos de ellos están repetidos y de otros cuatro no hay constancia en los archivos del Cesid. Estos últimos son las transcripciones de dos supuestas conversaciones del agente Pedro Gómez Nieto con Perote y con el ex jefe del cuartel de Intxaurrondo Enrique Rodríguez Galindo, respectivamente, y el sello de los GAL, así como los nombres de los funcionarios que lo habrían elaborado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de marzo de 1997

Más información

  • Malestar entre los magistrados por la lentitud impuesta por el presidente y la falta de información