Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una minicumbre africana pide un alto el fuego inmediato

/ MónacoLa minicumbre sobre la guerra de Zaire, que reunió ayer en Nairobi a diversos líderes africanos, concluyó con un llamamiento a un alto el fuego inmediato y el inicio de negociaciones. La reunión, celebrada un día después de la confusa destitución del primer ministro zaireño, Kengo wa Dongo, fue descalificada de plano por el líder de los rebeldes, Laurent Desiré Kabila. Mientras tanto, un portavoz de Mobutu Sese Seko declaró ayer que el presidente zaireño abandonó ayer el hospital de Mónaco donde recibía tratamiento contra el cáncer y aseguró que volverá a Zaire "esta misma semana".

Varios de los presentes en la minicumbre de Nairobi urgieron a los beligerantes a colaborar con las organizaciones humanitarias para ayudar a las víctimas de la guerra. El cónclave reunió en torno al anfitrión, Daniel Arap Moi, presidente de Kenia; a los presidentes de Zimbabue, Robert Mugabe, y de Congo, Pascal Biya; así como el vicepresidente surafricano, Thabo Mbeki, y el primer ministro camerunés, Peter Mafanuy.

Entre los asistentes estaba Kengo wa Dongo, que representaba al Gobierno de Zaire en las conversaciones, a pesar de que el día anterior el Parlamento provisional de su país votó en Kinshasa su destitución. Kengo rehusó hablar con la prensa, pero funcionarios zaireños aseguraban que mantenía el cargo de primer ministro sin tener en cuenta la votación negativa del Parlamento zaireño. EE UU aseguró ayer que seguía reconociendo a Wa Dondo como primer ministro de Zaire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de marzo de 1997