Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Filarmónica de Viena decide admitir mujeres en sus filas

Los 150 músicos de la Orquesta Filarmónica de Viena decidieron ayer en asamblea general la admisión de mujeres en el conjunto. Esta decisión rompe una tradición de 155 años durante los cuales la orquesta ha sido exclusivamente masculina y pone fin a una de las mayores polémicas de los últimos años en el mundo cultural austriaco.

Tras una reunión de cuatro horas de duración, el portavoz de la orquesta, Wolfgang Schuster, anunció ayer que se había dado este paso después de llegar a un acuerdo con el secretario de Estado para el Arte, Peter Wittman, una vez acordada la prioridad de los principios de "capacidad musical e igualdad de oportunidades para ambos sexos".

La orquesta, que ya se había reunido el pasado día 18 sin tomar ninguna decisión, llegó a anunciar esta semana la posibilidad de disolverse si continuaban las presiones políticas. Su presidente, Werner Resel, declaró que veía como principal problema para la admisión de mujeres los permisos de maternidad de las mismas.

El conjunto vienes, uno de los primeros del mundo en calidad, era hasta ahora la única orquesta clásica del mundo vetada a las mujeres. Fundada a mediados del siglo pasado, las críticas habían caído sobre la orquesta en los últimos anos, principalmente por parte de algunos políticos austriacos y de diversas organizaciones feministas norteamericanas. Incluso un portavoz del Carnegie Hall de Nueva York declaró el pasado miércoles -según publicaba la revista austriaca News- que de persistir su actitud de rechazar la entrada de mujeres perdería el derecho a actuar en esa sala a partir de 1998. También hace dos semanas el canciller Viktor Klima se unió al rosario de protestas.

A largo plazo

En cualquier caso, la presencia femenina en la Filarmónica no se notará en varios años, ya que sus músicos son seleccionados exclusivamente entre los artistas pertenecientes durante al menos tres años a la Orquesta de la ópera de Viena, y este conjunto -que únicamente selecciona de 2 a 10 músicos cada año- sólo cuenta actualmente con dos mujeres arpistas. Una de ellas, Anna Lelkes, era ya considerada como la única "miembro pasiva" de la Filarmónica de Viena. "Lelkes participaba en nuestros conciertos, recibía el mismo salario que los otros músicos, pero no podía pertenecer al comité de 12 miembros de la orquesta elegidos en asamblea", ha declarado el portavoz, Wolfgang Schuster. La decisión de ayer podría convertir a Anna Lelkes, que actuaba con el conjunto vienés desde 1974, en la primera componente de la Filarmónica. Justamente hoy la Filarmónica de Viena sale de gira: actuará en París, esta noche; en Londres, mañana, y después en Los Angeles y Nueva York.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de febrero de 1997