Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disputas en el Gobierno israelí por un barrio judío en Jerusalén este

El debate sobre la construcción de un barrio de viviendas para judíos en la colina de Har Homa, en Jerusalén este, desencadenó ayer un agrio enfrentamiento en la reunión del Gobierno israelí entre el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y los halcones encabezados por el ministro de Infraestructuras, Ariel Sharon. Este sector del Ejecutivo acusa a Netanyahu de intentar aplazar la edificación del asentamiento en la antigua zona árabe de Jerusalén y exige que se adopte una decisión inmediatamente.Los palestinos, por su parte, han convocado hoy una gran manifestación en Har Homa en protesta por la construcción del barrio judío. "¿Es que no vamos a impedirla?", exclamó Sharon en la reunión del Gobierno. "La policía se ocupará de todo", le replicaron los ministro responsables de la seguridad interna.

Los problemas ya han surgido antes de que se haya colocado el primer ladrillo en la colina. Pero nadie sabe qué decisión terminará adoptando Netanyahu la semana próxima. Previsiblemente, el primer ministro acabará cediendo ante las presiones de los halcones de su Gobierno y dará luz verde a la construcción del asentamiento de Har Homa, pero aplazará el comienzo de las obras para negociar mientras tanto con el presidente palestino, Yasir Arafat.

Por un lado, Netanyahu ofrecerá la construcción de viviendas para la población árabe en la misma zona. Por otro, hará coincidir el inicio de las obras con la retirada de las tropas israelíes de Cisjordania, prevista para el mes de marzo según los acuerdos de Oslo y de Hebrón.

Una encuesta encargada por el Gobierno parece haber convencido al primer ministro de que la opinión pública israelí, incluidos los votantes del Likud, apoya su política moderada frente a los palestinos. Otro sondeo, publicado ayer por el diario Yedioth Aharonoth, confirma que, frente al 38% de ciudadanos que piden la inmediata construcción del nuevo barrio judío, un 31% cree que es mejor esperar el momento apropiado y otro 24% se opone frontalmente al asentamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 1997