Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa Blanca busca desmarcarse del uso de fondos por Clinton

, La Casa Blanca intentó ayer des marcarse del que puede ser uno de los aspectos más peligrosos para Bill Clinton del escándalo de la financiación irregular de su última campaña electoral: la presunta participación de la Embajada de China en Washington en la recogida de fondos. La Casa Blanca reconoció en un documento oficial que recaudadores del Partido Demócrata intenta ron "al menos dos veces" poner en contacto personal a "autoridades chinas" con el presidente Clinton, pero añadió que, en ambos casos, miembros del equipo de seguridad presidencial advirtieron de la peligrosidad de la maniobra y lograron abortarla. En un caso, Johny Chung, un donante californiano de origen asiático muy generoso con el Partido Demócrata, logró llevar a seis funcionarios chinos a la retransmisión de un discurso radiofónico de Clinton en 1995, pero el presidente no confraternizó con ellos. En el otro, Charlie Trie, propietario de un restaurante de Arkansas y amigo personal de Clinton, intentó que el presidente se hiciera una foto con seis funcionarios chinos, entre ellos el gobernador de una provincia. Sin éxito, según la Casa Blanca.

En paralelo, la Casa Blanca informó de que advirtió en su momento al vicepresidente Al Gore de que tuviera "mucho cuidado" en su participación en una ceremonia de recogida de fondos para la campaña demócrata celebrada en un templo budista de California. Gore fue advertido de que ese templo tenía lazos con personalidades religiosas de Taiwan. El vicepresidente terminó participando en el acto, pero tras asegurarse de que no habría banderas de Taiwan ni políticos de esa isla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de febrero de 1997