Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las constructoras harán 84 Kilómetros de autovía y cobrarán según su uso

El gobierno regional presentó ayer un conjunto de proyectos para las carreteras regionales, en los que quiere invertir unos 70.000 millones de pesetas. Un dinero que no pagará de golpe. El consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, explicó que las obras serán financiadas con el sistema denominado peaje a la sombra. Las constructoras pagan las obras y el gobierno les devuelve el dinero en 20 años y en función del número de vehículos que utilizan las nuevas vías.

Para evitar que el éxito de estas carreteras arruine al Gobierno -cuántos más coches pasen, más dinero tendrá que desembolsar la Administración-, el ejecutivo regional impondrá topes máximos. "A partir de un determinado número de usuarios no se seguirá pagando", señaló Cortés.Sea como sea, la M-45 tendrá un coste que rondará los 30.000 millones de pesetas. Esta autovía unirá los términos de Coslada (75.750 hábitantes) y Alcorcón (142.275 habitantes) mediante un arco de asfalto de 29 kilómetros de longitud. Las obras comenzarán, según los planes de la Comunidad, en la primavera de 1998. Tendrán un plazo (le ejecución de 24 meses. El consejero de Obras Públicas afirmó: "Es necesario trazar esta nueva autovía dada la saturación que está alcanzando la M-40, que en algunos tramos supera los 120.000 vehículos diarios".

La M-50

Con el peaje a la sombra se quiere financiar también un nuevo tramo de 7,5 kilómetros de la M-50 a su paso por Móstoles (196.500 habitantes) y Alcorcón. Esta autovía -construida en parte- enlazará la N-V con la carretera de Toledo y la N-IV. El coste de las obras es de 10.000 millones.Sin embargo, la financiación de esta vía, que tendría que ser construida por el Ministerio de Fomento y no por la Comunidad de Madrid, provocó ayer las quejas del portavoz del grupo socialista en la Asamblea, Jaime Lissavetzky. El parlamentario señaló: "Que Ruiz-Gallardón financie la M-50, y no Fomento, a quien le corresponde, demuestra simplemente que el presidente está a las órdenes de Aznar y que hace lo que le digan", informa .

La M-501, la carretera de los pantanos, se desdoblará entre Brunete (3.930 habitantes) y San Martín de Valdeiglesias (9.020 habitantes). El presupuesto es de 11.000 millones de pesetas. Pero todo el trayecto no se hará de golpe. De hecho, el tramo comprendido entre Navas del Rey (1.450 habitantes) y San Martín tendrá que someterse a un informe de impacto ambiental, ya que atraviesa una zona de alto valor ecológico. "Si el informe es negativo", explicó Cortés, "la carretera no se llevará a cabo".

Lo mismo ocurrirá con la M-600, carretera que une Guadarrama (7,800 habitantes) y San Lorenzo de El Escorial (11.000). El desdoblamiento de esta vía, que ha sido puesto en tela de juicio por la asociaciones ecologistas, también se someterá a este trámite.

El gobierno regional anunció también sus deseos de que la N-IV entre Pinto (25.130 habitantes) y Aranjuez (38.500 habitantes) esté iluminada. El Ministerio de Fomento correrá con los costes de estas obras, excepto a la entrada de Aranjuez, donde las farolas serán a costa de las arcas regionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997

Más información

  • La Comunidad condiciona algunos trazados a su impacto