Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP de Alcalá planea ceder otro camposanto a la empresa privada que gestiona con perdidas el Cementerio Jardín

, El Ayuntamiento de Alcalá de Henares (163.000 habitantes) pretende solucionar el fracaso de la empresa mixta Cementerio Jardín (en la que el consistorio tiene el 51% de las acciones y la empresa privada Funespaña el resto), adjudicándole la gestión del viejo campo santo municipal y una licencia de pompas fúnebres. Son unas medidas que se aprobaron hace un año, pero su puesta en práctica se ha ido retrasando ante las protestas vecinales.El Ayuntamiento de Alcalá, gobernado entonces por el PSOE, abrió en 1992 el Cementerio Jardín presentándolo como un proyecto innovador. Pensaban que sus 400 hectáreas de praderas sin cruces y con sepulturas en propiedad -lo normal es el alquiler- atraerían clientes de toda la región. No fue así. Como las pérdidas seguían, hace un año el consejo de administración aprobó un plan de viabilidad. El primer punto era modificar el planteamiento inicial: más nichos y menos sepulturas en tierra, alquiler en vez de compra y bajar los precios. La segunda parte incluía la licencia de pompas fúnebres y la gestión del viejo camposanto, pero esta parte no se llegó a poner en marcha porque no se ratificó en pleno.

Hace unos días, el gerente del Cementerio Jardín, Pedro Valencia, envió una carta al alcalde, Bartolomé González (PP), en la que aseguraba que el retraso había provocado que la empresa mixta no tuviese dinero ni para pagar las nóminas ni para afrontar la construcción de los nichos que está previsto que se necesiten este año. Según declaró Valencia a Efe, el camposanto "arrastra desde él comienzo una deuda de 700 millones de pesetas".

La respuesta del PSOE y el PP ha sido retomar el proyecto y llevarlo a pleno lo antes posible. González asegura que la movilización vecinal en contra de que el Cementerio Jardín se hiciese cargo del viejo con la consiguiente subida de tarifas fue una de las causas del retraso. Por eso, antes de ratificar el plan de viabilidad en pleno, quiere reunirse con los vecinos, que han constituido la Plataforma en Defensa del Cementerio Viejo, para llegar a un acuerdo sobre las tarifas.

El Ayuntamiento tendrá que poner sobre la mesa en los próximos días 80 millones de pesetas para hacer frente a los pagos más inmediatos. IU asegura que el consistorio no tiene ese dinero y que ésta no será la última vez que tendrá que aportar varios millones. El PP pretende que Funespaña se los preste.

Funespaña también posee el 49% de la empresa de servicios funerarios de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de febrero de 1997