Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OTORRINOLARINGOLOGÍA: EQUILIBRIO

La rehabilitación vestibular para vértigos y mareos evita la cirugía y los fármacos

, Las alteraciones del equilibrio del cuerpo humano, que se manifiesta en vértigos y mareos, constituyen un problema muy frecuente para el otorrinolaringólogo, ya que suponen el 30% de las consultas de este especialista, según indica Ali Hotait, jefe de servicio de otorrinolaringología del Instituto de Cirugías Especializadas (ICE), de Madrid."Las causas de los trastornos del equilibrio", dice, "son muy diversas, lo que habitualmente provoca que el paciente se vea obligado a un peregrinaje de médicos".

Para Hotait, especialista español de origen libanés, es muy común que una persona con mareos o vértigos lleve años tomando medicamentos e incluso que haya pasado por el quirófano, sin haber resuelto el problema.

"Sin embargo", añade, "en el 90% de los casos esos vértigos y mareos se podrían tratar con la llamada rehabilitación vestibular, evitando además los fármacos y la cirugía, ya que la gran mayoría de esos trastornos no son producidos por lesiones orgánicas severas, sino por descompensación en el aparato del equilibrio: vestíbulo del oído, canales semicirculares auditivos, nervio acústico, núcleos encefálicos del tronco o sus conexiones con otros territorios cerebrales y los ojos".

Como señala Hotait, que lleva cuatro años aplicando la rehabilitación vestibular y tiene la mayor casuística de España con más de 5.000 casos rehabilitados, este sistema es diagnóstico y terapéutico.

Establecida la causa del problema, se aplica la rehabilitación vestibular como tratamiento, que consiste en el entrenamiento de la intercoordinación del aparato del equilibrio por medio de sencillos ejercicios realizados en máquinas especiales, capaces de estimular este aparato y de actuar de modo inteligente según las respuestas del paciente a los estímulos que sobre él se van provocando.

En palabras de Hotait, la evolución sintomática de los pacientes a lo largo de las seis diez sesiones que suele durar el tratamiento, presenta tres perfiles: un 20% empieza a mejorar desde la primera sesión, un 70% va registrando mejorías y recaídas para acabar por alcanzar una mejoría estable, y un 10% no nota mejoría hasta las últimas sesiones.

"El impacto sociosanitario de este método", subraya Hotait, "es muy importante, según los estudios de coste-efectividad, al reducirse las visitas a los especialistas y las pruebas diagnósticas, y también al prescindir de fármacos y de la cirugía. Algunos de esos estudios revelan que la rehabilitación vestibular reduce en más del 25% el coste de los tratamientos convencionales".

Un factor añadido, según destaca, es que este sistema consigue un completo restablecimiento del enfermo, en contraposición a los tratamientos clásicos, que "generalmente no curan y obligan a repetir el ciclo diagnóstico-pruebas-medicación de un modo continuado a lo largo de toda la vida del paciente".

Los ancianos integran un amplio grupo de población que con mucha frecuencia sufre alteraciones de equilibrio por la edad y que son susceptibles de ser tratadas con rehabilitación vestibular. Esto ayuda a recuperar el control postural del anciano, mejorando la estabilidad y disminuyendo el riesgo de caídas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de febrero de 1997