Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vía libre para la construcción de las cuatro nuevas fragatas F-100 por 287.000 millones

El Consejo de Ministros estudiará hoy, y previsiblemente aprobará, la construcción de las cuatro nuevas fragatas de la serie F-100, por 287.000 millones de pesetas. Se trata del tercer programa militar más caro de la historia de España, tras el avión de combate europeo (con 1,2 billones de presupuesto) y los 72 cazas F-18 (300.000 millones).Los 10.000 millones correspondientes a la primera anualidad correrán a cargo del Ministerio de Industria, aunque Defensa deberá reembolsarlos en el futuro. Un total de 93.000 millones de pesetas se gastarán en EE UU, de donde se importará el sistema de combate Aegis, que fabrica la empresa Lockheed-Martin, mientras que el resto se invertirá en España.

La principal beneficiaria será Bazán, en cuyos astilleros de Ferrol (La Coruña) se construirán las fragatas, que entrarán en servicio entre los años 2.002 y 2.005. Se estima que su construcción generará 16 millones de horas de trabajo directo.

La aprobación del programa, prevista para mayo de 1996, ha sufrido sucesivos retrasos. En otoño pasado, el ministro de Defensa, Eduardo Serra, ordenó que se estudiase la posible adquisición del sistema de combate franco-alemán Eurosam como alternativa al norteamericano, tras una intervención directa del presidente francés Jacques Chirac ante el jefe del Gobierno español, José María Aznar.

La Armada se ratificó, sin embargo, en su preferencia por el Aegis, ya que de otro modo hubiera tenido que modificar todo el diseño del buque, adaptado al sistema de combate norteamericano, con el consiguiente retraso.

La envergadura de las F-100 será muy superior a las fragatas actualmente en servicio en la Armada (5.700 toneladas de desplazamiento frente a 4.000) y aún así resultan reducidas en comparación con los destructores americanos Aerleigh Burke (8.000 toneladas), que portan el Aegis.

Aunque no está previsto, las nuevas F-100 podrían llevar misiles de crucero Tomahawk como los utilizados en la guerra del Golfo. Tampoco se ha decidido si el calibre del cañón será de 76 milímetros o de 127, para suplir en parte la función de los 13 destructores dados de baja.

En la aprobación del programa han intervenido directamente el presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, y el portavoz del Grupo Popular en la Comisión de Defensa del Congreso, Arsenio Fernández de Mesa, procedente de Ferrol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de enero de 1997