Mayor dice que no gastará "ni medio minuto"en discutir la eficacia de la policía vasca

Jaime Mayor Oreja, ministro de Interior, puso paños calientes ayer en Valencia a la polémica sobre la eficacia de los diversos cuerpos de seguridad, autonómicos y estatales, en el País Vasco y restó importancia a las divergencias entre el ministro de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, por un lado, y el presidente del PNV, Xabier Arzalluz, o el consejero de Interior del Gobierno vasco, Juan María Atutxa, por otro. "En un escenario de degeneración y radicalización no voy a gastar ni medio minuto en debates estériles", declaró."Conscientes de la fortaleza del enemigo no podemos perder ni un minuto en provocar tensiones que en modo alguno benefician el resultado final de la lucha contra el terrorismo" dijo el ministro del Interior, pero no pudo evitar una velada crítica hacia Arzalluz: "No creo que sea el papel de los que estamos en esta lucha el de criticarnos unos a otros, pero sí otros lo quieren hacer esa es su responsabilidad". Mayor acudió a Valencia en calidad de presidente del jurado que concedió el V Premio Manuel Broseta de Convivencia a título póstumo al ex presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA el pasado 14 de febrero en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid.

El ministro coincidió con Atutxa, miembro del mismo jurado, y ambos viajaron juntos hacia Bilbao inmediatamente después del acto.

Mayor negó que Rajoy hubiera vertido declaraciones contra al Ertzaintza y comentó que las críticas son algo natural en las sociedades democráticas. Sobre su grado de satisfacción respecto a la actuación de la Ertzaintza, Mayor limitó sus palabras a la labor de los cuerpos bajo su responsabilidad, que "están desarrollando una gran tarea a pesar de que cuentan con pocos medios", y sólo expresó su "confianza inequívoca en la policía autónoma vasca". "Todo lo que tenga que decirle al consejero de Interior vasco se lo diré privadamente, no en controversia pública", añadió.

Desde el PSOE, su secretario de Organización, Cipriá Ciscar insistió ayer en las críticas y en declaraciones a Onda Cero aseguró que "algo está fallando" y que no se puede aceptar que "se destruya una librería y hasta las cinco horas no se acuda a dar ayuda a las personas que lo están necesitando".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de enero de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50