Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alumnos, padres y sindicatos saldrán en defensa de la enseñanza pública

El año viene movido en manifestaciones y huelgas de universitarios y estudiantes de secundaria, que han anunciado protestas contra la política educativa del PP y en defensa de la enseñanza pública, después de las que ya promovieron el pasado trimestre. Las movilizaciones de universitarios estarán encabezadas por la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes, presente en decenas de facultades de las universidades madrileñas, y que está organizando una Coordinadora Estatal. Las de secundaria tendrán como principal promotor al Sindicato de Estudiantes.Otros sectores de la comunidad educativa también harán oír su voz. Los sindicatos de profesores y los padres de alumnos que integran la Plataforma Estatal en Defensa de la Enseñanza pública -CC OO, FETE-UGT, STES, ANPE, CSIF y la Confederación Estatal de Asociaciones de Padres de Alumnos (CEAPA), además del Sindicato de Estudiantes-acordaron, en una reunión celebrada el pasado mes de diciembre, la convocatoria de una huelga general para febrero o marzo y, más adelante, una marcha reivindicativa sobre Madrid.

MÁS INFORMACIÓN

Una de las principales reivindicaciones de esta plataforma es que se dote a la reforma educativa de un sistema de financiación que le dé estabilidad y la deje al margen de los vaivenes políticos. Comisiones Obreras, después del rechazo de la iniciativa legislativa popular que promovió para que el Congreso aprobara una ley de financiación educativa, reaccionó la semana pasada presentando un plan cuatrienal de financiación.

El sindicato propone un pacto que permita llegar al 6% del PIB, similar a la media europea, lo que para 1998 supondría, en caso de prosperar, una dotación extraordinaria de 393.480 millones. En España ese porcentaje es ahora del 4,5%.

Los socialistas ya incluyeron en su programa electoral la necesidad de un acuerdo por la educación que permita consolidar la reforma y garantizar la calidad. Este primer trimestre será decisivo para comprobar si pactos nacionales de esta naturaleza tienen posibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de enero de 1997