Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El enigma de la Dama de Elche

La publicación de la teoría de John Moffitt sobre la presunta falsificación de la escultura coincide con el centenario de su descubrimiento

Los arqueólogos e historiadores de arte antiguo españoles dicen que la Dama de Elche, la pieza más singular del arte ibérico y símbolo del alma de España para el franquismo, fue realizada en la segunda mitad del siglo V antes de Cristo. El historiador norteamericano John F. Moffitt asegura que fue tallada en 1897 por Francisco Pallás y Puig, unos meses antes de su descubrimiento, el 4 de agosto, en la finca La Alcudia, cerca de Elche. El busto que se expone en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid es la síntesis de lo ibérico, según los expertos, y una falsificación, según Moffitt.La reciente publicación de la versión española de El caso de la Dama de Elche. Crónica de una leyenda (Ediciones Destino), donde John F. Moffitt resume los 20 años de una primera intuición sobre la falsedad de la escultura, al año y medio de su polémica aparición en inglés, coincide con la campaña del municipio de Elche, parlamentarios e instituciones culturales para que la Dama se traslade a Elche de forma provisional para conmemorar el centenario de su descubrimiento y los 2.000 años de historia de la ciudad. El traslado no se ha autorizado, como tampoco se prestará a una exposición de arte ibérico que este año viajará por París, Barcelona y Bonn.

" Es fatal mencionar mi nombre ante los expertos españoles", dice John Moffitt, de 56 años, profesor de Historia del Arte en la Universidad de Nuevo México (Estados Unidos), desde su residencia de Las Cruces. Nunca ha sido invitado a participar en congresos de arqueólogos e historiadores para exponer su interpretación de la Dama de Elche, y tampoco en esta ocasión para presentar la edición española de su libro, que cuando apareció en Estados Unidos, con el título de La falsificación del arte. El caso de la Dama de Elche, provocó la indignación de los especialistas "sin haber leído el libro", según Moffitt.

"El libro de Moffitt es tendencioso, manipula los datos, se inventa la falsificación Y desde el punto de vista científico no tiene ninguna credibilidad", afirma. Ricardo Olmos, experto en arqueología ibérica. Para documentar su respuesta remite a su recensión en la revista del Archivo Español de Arqueología y al próximo libro de 15 autores que debatieron el tema en unas jornadas celebradas en 1995 en la Residencia de Estudiantes. Como detalles, indica que el pequeño imperdible circular sobre la túnica o la asimetría del busto, características de la cultura ibérica, eran imposibles de fijar en la época de su falsificación.

Sobre la fecha, dice que, aunque la cultura ibérica se sigue descubriendo, hay consenso para fechar la Dama en la segunda mitad del siglo V antes de Cristo o principios del IV. "Es algo destructivo", declara Rafael Ramos, director del Museo Arqueológico de Elche. "Es una lástima que el libro, un estudio bien hecho, tenga bases falsas y sirva para atacar a personas honestas", añade Ramos, quien está a punto de publicar un estudio arqueológico sobre la Dama y el yacimiento. Ramos se refiere a Manuel Campello -en cuya finca se encontró la escultura, vendida una semana más tarde al arqueólogo y agente del Louvre Pierre París- y a Pedro Ibarra, archivero municipal.

Para Moffitt se trata de un caso policiaco que sigue sin resolverse, y en su estudio plantea numerosos interrogantes, desde su aparición en Elche, su venta al Museo del Louvre, donde estuvo expuesta hasta 1941, y el acuerdo entre Franco y Pétain para su devolución en un canje de obras de arte. Moffitt sigue pidiendo que se hagan exámenes a la escultura, a través de "sencillos rayos ultravioleta" para determinar su antigüedad y que deje de convertirse en un símbolo del alma de España, potenciado desde la crisis del 98 y por el franquismo.

El historiador del arte Juan Antonio Ramírez, autor del prólogo -la edición española no ha incluido una nueva versión de la inglesa que había enviado-, simpatiza con las tesis de Moffitt. "La Dama tendría que estar en el Reina Sofía y no en el Arqueológico; es una pieza importante del arte contemporáneo que tuvo mucha influencia en artistas como Picasso y Brancusi".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de enero de 1997