TEATRO

El Brujo recuerda el hambre del lazarillo en una función benéfica

Siempre ha habido hambre en el mundo y buena prueba de ello es el monólogo de El lazarillo de Tormes, de Fernando Fernán Gómez, que Rafael Álvarez, El Brujo, trae a colación sobre el escenario del teatro Albéniz en una función especial que se celebrará el lunes en favor de los refugiados de la zona africana de los Grandes Lagos (Zaire, Ruanda, Burundi y Tanzania). "Es una obra adecuada porque trata sobre el hambre, pero también es un monólogo muy divertido, para que no pese demasiado en esta época festiva", explicó la directora de este teatro, Teresa Vico.En este acontecimiento único participan de forma desinteresada, además de El Brujo, los miembros del Centro Dramático Nacional y el teatro Albéniz, la Consejería de Cultura, así como profesionales de la cultura y los medios de comunicación, "amigos del teatro que harán de acomodadores". La recaudación se dedicará a Médicos sin Fronteras. "Hemos querido quitar todo ambiente institucional y ayudar con un carácter amoroso", explicó Vico.

El lazarillo de Tormes, con Rafael Álvarez, El Brujo. Mañana, a las 21.00 horas, en el teatro Albéniz (Paz, 11; metro Sol). A beneficio de Médicos sin Fronteras. (902) 38 33 33. 1.600 y 2.500 pesetas. Fila 0: Bilbao Vizcaya, agencia 2370, cc 0011505006.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de diciembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50