Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASTRONOMÍA

Crónicas de Marte en los planetarios

El programa para planetarios más ambicioso de los realizados hasta la fecha en España se estrena el próximo viernes simultáneamente en los planetarios de Pamplona, Madrid, La Coruña y Granada, que lo han realizado en colaboración. Con el nombre Crónicas marcianas y la actualidad que le dan los indicios de vida primitiva en Marte y la nueva etapa de exploración humana del planeta rojo, el audiovisual, de 50 minutos, aborda Marte desde distintas perspectivas. Existen referencias históricas, artísticas, mitológicas, y sobre todo astronómicas, pero también hay momentos de puro entretenimiento. "Al hacer el guión quisimos que la gente sonriera, que pudiera mezclar la ciencia de la investigación espacial con la poesía, con la historia. Quisimos contar la historia de la invención, vida y muerte de los marcianos", asegura Ramón Núñez, autor del guión junto a Javier Armentia, que ha dirigido el programa.

Los marcianos llegan a aparecer, pero tal como los imaginan escolares de Pamplona y de La Coruña, ganadores del concurso realizado con este fin. Y la voz la ponen actores y comunicadores como Charo López, Manuel Toharia y Javier Sardá.

En todo caso, buena parte del interés y de la espectacularidad del audiovisual se centran en las imágenes reales del planeta obtenidas por telescopios y naves espaciales. Se pueden contemplar los gigantescos voIcanes y casquetes polares de su accidentada geografía.

"Realmente, nos encontramos con varias efemérides sin querer", recuerda Armentia. Y es que hace 100 años un astrónomo estadounidense, Percival Lowell, afirmó que los canales hallados en Marte no eran naturales. Luego vinieron la novela La guerra de los mundos, de Herbert G. Wells y el texto radiado de Orson Wells que causó pánico a finales de los años treinta. Y en 1976, hace ahora 20 años, llegaron a Marte las sondas Viking. "Representa este aniversario el perfecto contrapunto del anterior: donde había imaginación y marcianos, teníamos imágenes reales y un mundo desolado y deshabitado. Dos extremos sobre los que va planeando el programa", termina Armentia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de diciembre de 1996