Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Espectáculo, vedetismo y dinero fresco

"Los medios de comunicación, sobre todo las televisiones, actúan en estas crisis como si de un espectáculo se tratase. Tras las cámaras llegan las ONG menos eficaces. A veces esto parece el Tour de Francia, Cada casa comercial disputándose una cuota del mercado del dolor". Uno de los principales fallos de la acción humanitaria es la falta de comunicación entre las ONG y las autoridades locales. "Algunos han llegado a Ruanda creyendo que iban a la selva, que aquí no había Gobierno ni red sanitaria. Tenemos muchas deficiencias, cierto; pero somos nosotros los que mejor las conocemos", asegura Kayitare. "Sobra vedetismo y falta humildad", dice la fuente diplomática consultada. "Algunas ONG llegan con dinero fresco y creen que por ello deben de ser adorados".

"El objetivo de una ONG no es existir, sino el trabajo que va a realizar", dice Rosa Sala, de Oxfam, una ONG británica que en España trabaja con Intermón. "Nosotros hemos optado por un perfil bajo, fuera de las cámaras de televisión. Negociamos con las autoridades, dando una de cal y otra de arena para ser efectivos", explica.

"La eclosión de las ONG tiene mucho que ver con la caída del muro de Berlín, la desorientación ideológica de muchos que han hallado en el Tercer Mundo una salida a su idealismo", afirma en Kigali la misma fuente diplomática citada. "También tiene mucho que ver el problema del paro en Europa [en España, las ONG dan trabajo a 100.000 personas]", añade. "Ahora es necesario un grado de profesionalización. La gente naïf, bienintencionada, no sirve", admite un experimentado voluntario,

Huida en Tanzania

En un episodio más del éxodo de refugiados en la región africana de los Grandes Lagos, unos 15.000 ruandeses abandonaron ayer dos campos situados en Tanzania para evitar ser repatriados por la fuerza a su país, informa la agencia Reuter. La mayoría teme que pueda sufrir represalias si retorna a Ruanda. Un portavoz del ACNUR aseguró que el grueso de los refugiados se ha internado en la maleza, en dirección al norte y el noreste de Tanzania. Tanto el ACNUR como las autoridades tanzanas han advertido a los habitantes de 13 campos que el próximo día 31 expira el plazo para que emprendan el regreso a Ruanda. En Tanzania se refugiaron 542.000 ruandeses tras las matanzas étnicas de 1994. Entretanto, las milicias rebeldes zaireñas cercaron ayer a 5.000 soldados de las tropas gubernamentales en la ciudad nororiental de Bunia, según informaron cooperantes extranjeros en la zona. En las filas de los rebeldes banyamulenges combaten grupos de niños de la tribu mai-mai.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de diciembre de 1996