Exteriores apuesta por reducir la tensión

El ministro de Exteriores, Abel Matutes, en sintonía con José María Aznar, alivió ayer la presión en el pulso diplomático con Cuba y subrayó la voluntad española de reanudar el diálogo con La Habana en el marco de la posición común de la UE. La diplomacia española, además de poner el enfasis en la cooperación, volvió a marcar distancias con la política exterior de EE UU al recordar que España ha condenado la ley Helms-Burton y votó en contra, junto con sus socios de la UE, del embargo norteamericano a Cuba. Matutes llegó a calificar la política de Washington como "injusta y equivocada".Esta apuesta por la recuperación del diálogo con Cuba se quiere presentar como un "modelo constructivo" que sólo busca la cooperación económica de la UE con el régimen de La Habana a cambio de una mejora de la situación de los derechos humanos y de las libertades democráticas.

Más información
Aznar obtiene en Londres el pleno respaldo de Major en el conflicto con el régimen cubano

Matutes hizo suya la expresión del premio Nobel de la Paz y ex presidente de Costa Rica, Óscar Arias, quien dijo ayer que la propuesta española es "más una zanahoria que un garrote".

En fuentes diplomáticas se desconfía, sin embargo, de la evolución de la crisis diplomática con Cuba, a cuyos dirigentes se les reconoce una habilidad especial para manejar las situaciones de crisis.

El secretario de Estado para la Cooperación y para Iberoamérica, Fernando Villalonga, que también compareció ayer en el Congreso, reconoció el impacto que los asuntos cubanos tienen en la sociedad española y admitió que éste "despierta pasiones y, a veces, hace perder la objetividad".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS