Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DANZA

La geometría del grupo

Todavía está reciente en la memoria el espectáculo de Távora sobre Picasso y los toros cuando Javier Ugalde propicia otro encuentro referencial con el pintor malagueño. Esta vez la inspiración le llega a la coreógrafa Teresa Nieto de tres cuadros de los que saca sendas escenas (a saber: Guernica, las señoritas de Aviñón, El matador). El resultado como ballet tiene el sello de esta creadora incansable que se prodiga ahora más en el ámbito del ballet flamenco con uso geométrico de los conjuntos, estimulación coral en los silencios y un ritmo gráfico impuesto por el taconeo. Son las soluciones -y a veces hasta innovaciones- que aporta alguien que viene de otro mundo estético y técnico, la danza contemporánea. El vestuario, a veces arriesgado y a veces discreto, cumple, mientras la escenografía, dentro de su voluntad ilustrativa a base de usar como fondale las pinturas magnificadas, no es especialmente imaginativa.La segunda parte es un cuadro flamenco que juega a la renovación colorista y a la dinámica de los bailes en grupo, siempre arropados por la de por sí original y envolvente percusión de José Antonio Galicia. A veces pecan estos bailes, aun siendo bien ejecutados, de un cierto aliento decorativo que les quita profundidad. En el reparto destacan dos intérpretes ya con experiencia: Luis Ortega (Sevilla, 1967) y el joven revelación Rafael Amargo (Granada, 1975), que ya posee sobre la escena un imán de buen augurio y respira seriedad en su manera de hacer.

Picasso flamenco

Compañía de Danza Escena Flamenca. Dirección: Javier Ugalde. Coreografías: Teresa Nieto y Alejandro Granados. Música: I. Stravinski, Enrique Morente, José Antonio Galicia y Jorge Pardo. Escenografía: Jujo Ortiz. Vestuario: Óscar Armendáriz. Luces: Rafael Echeverz. Teatro Buero Vallejo, Alcorcón. 15 de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de noviembre de 1996

Más información

  • 'PICASSO FLAMENCO'