Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde dice que hubo "uso indebido" de los apartamentos de Aravaca

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, confirmó ayer que hubo "uso indebido" del edificio de apartamentos El Mirador Real, de Aravaca, entre cuyos propietarios figuran altos cargos del Partido Popular. Los apartamentos fueron comprados en tercera subasta como pisos, y utilizados como tales, cuando la ley especifica que sólo pueden ser utilizados como apartamentos turísticos. El alcalde manifestó: "Son los particulares los que tendrán que saber y explicar por qué han hecho un uso indebido de las autorizaciones municipales o por qué, sin haberlas obtenido, se han lanzado por su cuenta y riesgo".Dichas autorizaciones permitieron levantar en Aravaca, junto al monte de El Pardo, un edificio de 45 apartamentos turísticos, El Mirador Real, que, supuestamente, se tendría que destinar al alquiler. Posteriormente, el edificio fue comercializado como un bloque de pisos, según denunciaron las asociaciones de vecinos de la zona y la izquierda municipal.

Muchos de los compradores de este inmueble lo usan

"ilegalmente" como residencia habitual, han denunciado IU y PSOE. Entre otros, adquirieron apartamentos del polémico inmueble Mariano Rajoy, ministro de Administraciones Públicas; Juan van Halen, presidente de la Asamblea; Jesús Hermida, gobernador civil de Cádiz (los tres del PP); y Jordi García Candau, ex director general de Radiotelevisión Española (nombrado por el PSOE). Compraron "a un precio muy inferior al de mercado", según afirma el edil socialista José María de la Riva.

El promotor de El Mirador Real, Francisco Santos, no pudo hacer frente al préstamo que solicitó a Banesto para levantar el edificio. Por eso se subastó. Entre 23 y 25 millones pagaron en tercera puja los dirigentes del PP y García Candau por cada apartamento (110 metros cuadrados).

PASA A LA PÁGINA 3

El regidor niega haber favorecido a compañeros de su partido

VIENE DE LA PÁGINA 1Mariano Rajoy optó por desprenderse de su propiedad sólo ocho meses después de adquirirla, y cuando ya conocía la polémica abierta en torno a la legalidad de los apartamentos.

El PP rechazó la semana pasada la propuesta de IU y PSOE para abrir una investigación municipal sobre el caso de El Mirador Real. El concejal de Urbanismo, Ignacio del Río, encargó una inspección de los apartamentos que todavía no ha concluido. "Hasta que no sepa si hay algo ilegal no puedo actuar", se justificó.

Esta controversia urbanística no tendrá una respuesta del gobierno municipal hasta dentro de unos días. Álvarez del Manzano aplazó al próximo miércoles su reflexión "monográfica y completa" sobre las incidencias ocurridas en los dos últimos años en Aravaca.

Hasta hace unos días se vendían dos apartamentos de El Mirador Real por 32,5 millones. El presidente del distrito de Moncloa, José Nieto (PP), del que depende administrativamente el edificio, explicó a este periódico que la venta como viviendas de los bloques de apartamentos turísticos de Aravaca es "ilegal" según las ordenanzas municipales.

Juan van Halen, presidente de la Asamblea de Madrid y uno de los propietarios, prefirió no opinar sobre estas declaraciones del alcalde y esperar a que el juez, al que han acudido algunos compradores para aclarar lo ocurrido, determine si se han cometido delitos.

Por su parte, el concejal de Limpieza, Luis Molina (PP), ex concejal de Moncloa, aseguraba ayer que la actuación municipal había sido correcta. En su cartera se acumulaban, según él, los documentos sobre El Mirador Real que demostraban la "impecable" gestión del Ayuntamiento en este caso, dijo a EL PAÍS. Pero se negó a facilitar una sola prueba. "Hasta el miércoles, nada".

El alcalde zanjó la cuestión al afirmar: "Nunca pondré los intereses partidistas por encima de los intereses de los ciudadanos. En Aravaca, el Ayuntamiento ha actuado con estricta legalidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 1996

Más información