Los rectores se movilizan en defensa de la universidad pública y en contra de la injerencia política

El mundo académico ha entrado en ebullición en contra de la injerencia política y en defensa de la universidad pública. Los recientes ataques a la autonomía universitaria lo han despertado de su letargo. No sorprende que más de una veintena de rectores de las 45 universidades públicas que hay en España hayan confirmado la asistencia a las II Jornadas de Personal Docente e Investigador que se iniciaron ayer en Castelldefels (Barcelona) organizadas por FETE-UGT bajo el lema Por una universidad pública, científica y de calidad.

El rector de la Universidad Autónoma (UAB) de Barcelona, Carles Solá, se refirió explícitamente "a un problema muy grave con respecto a la creación de la Universidad de Elche por medio de la expoliación, segregación u otros sinónimos, de la Universidad de Alicante, en contra de sus órganos legítimos y en contra de la racionalidad". Solá, que calificó el debate entre el poder político y la universidad" como de "una gran virulencia", acusó al Ejecutivo valenciano de "falta de sensibilidad ante el mundo universitario".

El secretario general de FETE-UGT, Rafael Jerez, anunció que su organización ha iniciado una campaña para conseguir que un millón de firmas avalen el manifiesto en defensa de la universidad pública, presentado el lunes en Madrid por los rectores de cuatro universidades.

Para Jaume Graells, secretario de FETE-UGT en Cataluña, el incidente de Alicante es "la punta de lanza de un movimiento conservador que quiere hacer marcha atrás en lo conseguido en los últimos tiempos". Según Graells, se ha producido una involución dramática en el tema de la financiación. "Nos alejamos cada vez más del porcentaje del PIB de los países que la UE destinan al sistema educativo", dijo. CT-UGT pide que se sitúe entre un 6 y un 7%, cuando en la actualidad no supera el 4%, y exige también que se destine un 1,5% del PIB para investigación.

Por otra parte, profesores y trabajadores de las universidades Complutense y Autónoma de Madrid, Alcalá de Henares y UNED se reunieron el martes en Madrid alrededor de un documento inicial La Universidad y la crisis del sistema público: una alternativa desde la izquierda para organizar una plataforma en defensa de un cambio, informa Cruz Blanco. "Hay que acabar con el modelo actual de globalización y mercantilización social de la Universidad", manifestaron.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS