RELIGIÓN

El Papa acepta que el evolucionismo es conciliable con el dogma católico

Ciudad del Vaticano - 23 oct 1996 - 22:00 UTC

Juan Pablo II reconoció ayer que la teoría de la evolución es "más que una hipótesis", a pesar de que hasta el Papado de Pío XII, la iglesia católica había rechazado firmemente la teoría de Charles Darwin. El Papa se dirigió a los miembros de la Academia Pontificia de las Ciencias, reunidos en el Vaticano en asamblea plenaria. En dicha reunión, Juan Pablo II les hizo llegar un mensaje distinto del previsto tras varios días de convalecencia tras la operación a que ha sido sometido.El Pontífice ha recordado que ya en la encíclica Humani generis su predecesor Pío XII considera ba la doctrina del evolucionismo, formulado por Lamark (1809) y Darwin (1859), como "digno de una investigación y de una reflexión profundas, al igual que la hipótesis contraria". Pero había puesto como condición "que no se adoptara esta opinión como si se tratara de una doctrina cierta y demostrada y como si se pudiera hacer abstracción de la Revelación a propósito de las cuestiones que ésta señala".

Juan Pablo II ha condenado, de todos modos, "las teorías de la evolución que, en función de las filosofías que les inspiran, consideran el espíritu como emergente de fuerzas de la materia viva o como un simple fenómenos de dicha materia". "Si el cuerpo humano tiene su origen en la materia viva que le precede", ha señalado el Papa, "el alma espiritual está directamente creada por Dios".

Juan Pablo II afirma que hoy sería posible poner de acuerdo dos puntos de vista "que parecían irreconciliables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 23 de octubre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50