La OCU denuncia los abusos en el negocio de los servicios funerarios

Las pompas fúnebres cuestan en Madrid 386.000 pesetas

Los ayuntamientos que monopolizan los servicios funerarios están inmersos en un proceso de privatización que pretende abaratar los costes para el ciudadano. La experiencia de las ciudades en las que las pompas fúnebres gozan ya de libre competencia muestra, sin embargo, que la liberalización no garantiza la bajada de precios. La Organización de Consumidores y Usuarios, (OCU) denunció ayer los "abusos y opacidades'' que convierten la industria de la muerte en un lucrativo negocio de 250.000 millones.

De las 22 ciudades incluidas en el estudio de la OCU, ocho prestan sus servicios funerarios como monopolio municipal y otras 14 en un teórico régimen de libre competencia. Los precios muestran una distribución amplísima sin correlación alguna con esa división.El servicio funerario básico (gastos de féretro, personal, traslados y una corona) oscila entre las 80.000 pesetas de Palma de Mallorca y las 240.000 de Madrid (ambos monopolios).- Pero entre las ciudades liberalizadas las diferencias son también muy acusadas.

Según Javier Arranz, director del estudio, una de las razones por las que la libre competencia no se traduce en los precios es la opacidad de las empresas. En una ocasión en que Arranz pidió un presupuesto a una funeraria, se encontró con la siguiente respuesta: "Mire usted, los funerales son como los puñetazos; no hay dos iguales". Y cuando quiso saber si otra empresa recibía muchas reclamaciones, le respondieron: "Nuestros clientes, señor, no se quejan nunca".

José María Múgica redactor jefe de la revista Ocu compra maestra, enumera prácticas contrarias a la competencia habituales en el sector: funerarias que se reparten por turnos de guardia los fallecidos de un hospital, compañías de seguros que trabajan en relación con una funeraria y paquetes prefijados de servicios, entre otras.

En virtud de un decreto del pasado julio, los ayuntamientos deberán definir a principios de 1997 los requisitos exigibles a las empresas que quieran entrar en el sector. Según Múgica, esos requisitos deben incluir: transparencia, con facilitación de presupuestos y tarifas; desaparición de los paquetes prefijados; suficiente apertura como para permitir la existencia de más de dos funerarias por ciudad, y el sometimiento a un control estricto para evitar prácticas contrarias a la competencia, tales como los turnos de guardia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de octubre de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50