Garzon y Gómez de Liaño dejan en libertad a Manglano tras tomarle declaración

El teniente general Emilio Alonso Manglano, ex director del Cesid, siguió ayer en libertad tras declarar como imputado ante los jueces Baltasar Garzón y Javier Gómez de Liaño en sendos sumarios sobre una supuesta operación de utilización de mendigos como cobayas y en el casó Lasa-Zabala, respectivamente. Manglano respondió a todas las preguntas de los magistrados, negó todas las acusaciones y sugirió que se pregunte a sus subordinados, esto es, al coronel Juan Alberto Perote, por los extremos denunciados por éste.

El fiscal adscrito al juzgado dé Garzón, Pedro Rubira, no pidió ninguna medida contra el general al considerar suficientes las que hay -acordadas en otros sumarios.Manglano compareció en la Audiencia Nacional antes de las nueve de la mañana para continuar ante el juez Javier Gómez de Liaño su declaración sobre el caso Lasa-Zabala, intérrumpida el pasado mes de agosto. En aquella ocasión, el general compareció como testigo, pero ante determinadas preguntas incriminatorias del fiscal, Gómez de Liaño detuvo la declaración para que el ex jefe del Cesid pudiera disfrutar de todas las garantías, aunque como "imputado".

Ayer, el teniente general compareció acompañado de su abogado, el catedrático de Derecho Penal Luis Rodríguez Ramos, y continuó respondiendo al interrogatorio de Gómez de Liaño, al que negó haber tenido conocimiento de los pormenores de los secuestros y asesinatos, en 1983, de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala.

Nada más finalizar su declaración-, de aproximadamente una hora, ante Gómez de Liaño, Manglano subió a la planta superior, en donde se encuentra que juzgado de Baltasar Garzón. Este le preguntó acerca de la denominada Operación Shuto, también denominada Operación Mengele, que habría consistido en el supuesto secuestro de tres mendigos en 1988 para probar un anestésico que después se quería aplicar al dirigente etarra Josu Ternera. "No me consta" respondió Manglano a la pregunta sobre la existencia de la operación.

El fiscal Pedro Rubira no pidió el ingreso en prisión del teniente general, por lo que no se celebró la vistilla en la que el juez se pronuncia sobre la situación del imputado. Manglano abandonó el juzgado de Garzón tras una declaración de 45 minutos. Su abogado no quiso hacer declaraciones.

Javier Calderón

El actual director del Cesid, Javier Calderón, que ha sido imputado por Garzón en la Operación Shuto como supuesto autor de un delito de encubrimiento, no acudió a declarar ayer porque se encuentra de viaje oficial fuera de España, aunque lo hará previsiblemente la semana próxima.Garzón le había solicitado que revelase la identidad de cinco agentes de los servicios secretos de los que posee sus nombres en clave. Calderón le contestó que no podía revelarlos aduciendo que los agentes del servicio están protegidos por la Ley de Secretos Oficiales. El delito de encubrimiento que el juez Garzón le imputa está castigado con pena de seis meses a tres años.

El ex ministro de Justicia e Interior Juan Alberto Belloch manifestó que la imputación a Calderón "confirma la tesis de que hay que suprimir la Audiencia Nacional". Belloch sostuvo que la citación de Calderón no puede ampararse "técnicamente" en la idea del encubrimiento, por lo que debe de haber otras motivos para que el juez haya decidido actuar de esta forma". "En todo caso, nadie debe extrañarse de las decisiones de algunos juzgados de la Audiencia, porque en ella hemos visto de todo".

El portavoz del PP en la Comisión de Justicia, Andrés Ollero, replicó que las manifestaciones de Belloch suponen "un intento de censurar al juez Garzón". A su juicio, Belloch parece querer frenar la actuación de Garzón, "que ha figurado en las listas de su partido y que ahora no le cae simpático".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 18 de octubre de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50