Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios de Marbella consiguen que Gil restituya el convenio laboral

El Gobierno municipal de Jesús Gil restituyó ayer la vigencia del convenio laboral de los funcionarios del Ayuntamiento de Marbella, anulado a finales de agosto en un pleno que se saldó con una dura carga policial contra los empleados que trataban de impedir la aplicación de esa decisión. Tras dos meses de protestas, manifestaciones y encierros protagonizados por el millar de trabajadores municipales, el equipo de gobierno se vio obligado a dar marcha atrás a sus pretensiones de dejar sin efecto el convenio.

El compromiso alcanzado en la sede del Gobierno Civil de Málaga se concretó ayer con la celebración de un pleno que volvió a dar vigencia al convenio. Según lo firmado, Gil abonará en tres meses los 211 millones de pesetas de salarios atrasados. El alcalde accidental, Pedro Román, calificó este acto de rectificación como un día "de celebración y de felicitación", pero no pidió disculpas.

El conflicto se inició cuando el alcalde afirmó que no pagaba los atrasos a los funcionarios porque no le daba la gana. Gil, además, respondió a las protestas con la anulación del convenio y la implantación de la jornada partida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 1996