DESARROLLO DEL PACTO DE TOLEDO

Aznar y los sindicatos sellan el pacto sobre pensiones

La patronal CEOE se descuelga de un acuerdo asumido por todos los partidos políticos

El presidente Aznar y los líderes de CC OO y UGT, Antonio Gutiérrez y Cándido Méndez, rubricaron ayer el pacto sobre pensiones. El sistema público de pensiones se convierte así en un asunto de Estado, protegido de las peleas políticas: al consenso de todos los grupos parlamentarios, logrado en 1995 con el Pacto de Toledo, se suma ahora el apoyo formal de los dos sindicatos mayoritarios. La concordia sobre las pensiones no supone la paz social y las dos centrales mantienen su crítica al Gobierno y las movilizaciones contra la congelación de los salarios de los empleados públicos.

Pero ayer, en el salón de tapices del Palacio de la Moncloa, no estuvo la patronal CEOE, que se ha quedado por primera vez fuera de uno de los acuerdos logrados desde la transición. La ausencia de CEOE no parece preocupar mucho' al presidente del Gobierno y del Partido Popular ni al ministro de Trabajo. José María Aznar ni tan siquiera mencionó a CEOE. Javier Arenas, se limitó a decir que "la negociación con la patronal no existe, aunque la relación permanece". Ninguno de los dos supo disimular su satisfacción por haber logrado la tan ansiada foto con los sindicatos desde que se constituyó el primer Gobierno conservador de la democracia.

Más información
La tercera foto en La Moncloa

Según Aznar, fue "un buen día, un gran día para los pensionistas", y seguramente también para él. El presidente aseguró que el documento que han firmado el Gobierno y los sindicatos "es un elemento de tranquilidad, modernización y seguridad para la vida española". Y llenó de elogios a las centrales sindicales, por haber demostrado "una gran capacidad de diálogo" y por "el esfuerzo que han hecho los negociadores, especialmente Antonio Gutiérrez y Cándido Méndez". Sobre la gran patronal, silencio total.

Comisión de seguimiento

El ministro de Trabajo lanzó una vaga invitación a CEOE para que no se quede descolgada: "No se puede construir el futuro del sistema de protección social sin el consenso de los empresarios". Pero Arenas considera que las negociaciones están ya agotadas y fue más allá: "Los dos temas centrales que plantea CEOE están recogidos en el acuerdo: la separación de las fuentes de financiación y la gradualización de los destopes [cotización por salarios reales]".Una vez que el Gobierno interpreta que la patronal no ha firmado el pacto porque no está de acuerdo con el modelo de pensiones, la fórmula que ofrece el ministro para que participe en el futuro es la siguiente: "Se va a constituir una comisión permanente de seguimiento en la que deben estar los firmantes. Entiendo que cuando se traten cuestiones que les afectan, los empresarios deben ser invitados. Hay además una subcomisión del Instituto Nacional de la Seguridad Social donde CEOE puede participar". En la comisión figura también IU, aunque mantiene una postura crítica. Esa opción también fue ofrecida por Gutiérrez y Méndez, para quien "CEOE se ha equivocado".

En cambio los tres hacen interpretaciones diferentes sobre cómo se va a aplicar la cotización por salarios reales (los destopes), una de las grandes discrepancias esgrimidas por la patronal para no acudir a la firma. La lectura de Arenas es: "El acuerdo dice que se hará gradualmente y no se fija específicamente ningún plazo. Es un tema que tenemos que hablar con los empresarios".

Méndez asegura: "Habrá flexibilidad por nuestra parte, ahora bien el acuerdo tiene vigencia por cuatro años". Y Gutiérrez ofrece otro matiz: "Los destopes se harán de manera gradual y tendremos que discutir cómo se aplica. No decimos a prior¡ que se tenga que hacer en cinco o siete años y eso se discutirá en la comisión de seguimiento".

En la redacción que se ha incluido en el acuerdo cabe realmente todo. "El Gobierno se compromete a que las modificaciones en las estructuras de grupos de cotización sea gradual, durante la vigencia del acuerdo". Es decir, en ningún momento fija que "las modificaciones" deban concluirse en el año 2000. El hábil uso de la gramática en la redacción será una vez más motivo de debate para el futuro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS