El racismo de Le Pen

No puede sorprender que el presidente del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, se declare convencido de la desigualdad de las razas. Lo sorprendente sería lo contrario. ( ... )Decir que las razas no son iguales es afirmar que algunas de ellas son inferiores y adherirse a una visión racista de la humanidad. La cita no es nueva. Y la lista es larga de los que, en el dogma racista, han buscado el fundamento de la superioridad de su raza y, a través de ella, de su pueblo o su comunidad; es decir, de ellos mismos. ( ... ) El racismo no procede solamente de una teoría aberrante, desmentida por los trabajos de la ciencia contemporánea. Según la concepción racista de la humanidad, algunos pertenecerían a la raza de los señores y otros, se dirá sarcásticamente, a la raza de los subhombres o, en todo caso, de los atletas. ( ... )

Solamente Le Pen y algunos de sus seguidores pueden fingir estupor ante la indignación que levantan esas declaraciones que ellos tratan de presentar como inocentes. Entre los pocos valores que permanecen intactos en nuestros días de incertidumbre, el rechazo de cualquier forma de racismo es uno de los más asentados. ( ... )

Si, a pesar de estas provocaciones, Le Pen y su partido conservan todos sus votos -e incluso los aumentan- no podemos dejar de pensar que las lecciones de la historia se olvidan bien pronto en Francia.(...

, 22 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de septiembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50