Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

35.000 africanas siguen de esclavas sexuales con líderes religiosos

En los países de África occidental hay hasta 35.000 esclavas religiosas, entre las que se encuentran incluso niñas de siete años, que son obligadas a mantener relaciones sexuales con los líderes espirituales en aras de ritos ancestrales para calmar la cólera de los dioses, según un informe elaborado por la organización australiana Sociedad Contra la Esclavitud. El documento, hecho público ayer y elaborado por el abogado australiano Paul Bravender-Coyle durante su visita en 1995 al continente africano, señala que Ghana, Togo, Benin y Nigeria son los países con más esclavas religiosas sexuales.Se explica que las jóvenes son ofrecidas voluntariamente por sus padres a los líderes religiosos de sus pueblos para que realicen desde tareas domésticas hasta actos sexuales con ellos, y aplacar así la ira de los dioses, de acuerdo con ancestrales costumbres.

El informe publica fotografías y testimonios de mujeres de entre siete y 86 años que declaran haber sido sometidas a este tipo de esclavitud. Muchas de ellas reconocen que tienen dos y tres niños engendrados en estas relaciones. Su autor ha hecho un llamamiento a Reino Unido, Francia y Alemania, antiguas potencias coloniales en la zona, para que erradiquen este tipo de esclavitud, que permanece en el olvido. "Los sacerdotes locales ejercen un enorme poder", ha dicho. "La solución a largo plazo es educarles a ellos y todos estos pueblos". Como salida inmediata, la asociación australiana propone recaudar fondos para comprar la libertad, de estas mujeres, y poner fin a estas relaciones-fetiche. "No sabemos cuánto puede costar, pero sí que saldrá más barato hacerlo por lotes de 12 a 15 muchachas a la vez", puntualizó.

Elizabeth Evatt, miembro del Comité de la ONU en Australia por los Derechos Humanos, declaró: "Es una tragedia que siga habiendo tantas jóvenes esclavas en Africa occidental, más de 150 años después de la abolición de la esclavitud".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 1996