Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Hay que buscar a Goya detrás de sus obras" dice el experto Glendinning

Se inauguró ayer la muestra más completa de los 'Disparates'

Nigel Glendinning, uno de los mayores expertos en Goya, asistió ayer a la inauguración de la exposición de los Disparates, en Calcografía Nacional (Alcalá, 13), la más completa que se ha hecho de esta serie de grabados del artista de Fuendetodos. El especialista británico destacó el valor de la muestra y de las múltiples interpretaciones que pueden sugerir. Él recomienda "buscar a Goya detrás de sus obras".

Los Disparates de Goya fue una serie inconclusa de grabados que ahora se expone en Madrid incluyendo versiones inéditas hasta ahora. "Esta serie llega a lo profundo, complicado y doloroso de la psicología de Goya a través de las escenas carnavalescas y de circo, que retratan la libertad de la transgresión y también la magia. Hay que buscar a Goya detrás de sus obras", afirma Nigel Glendínning, profesor de la Universidad de Londres y especialista en el artista.Goya fue un gran renovador del grabado y sus logros tuvieron mucho que ver en la pintura europea del XIX. "Más que el aguafuerte, una técnica que Goya llevó en nuevas direcciones, su importancia estuvo en el aguatinta, esas zonas de sombra que le permiten darle un tratamiento más parecido a la pintura. El grabado se libera de ser una reproducción de otras obras y se convierte en una forma de expresión con sus propias posibilidades. También el concepto de Goya de una masa de gente alrededor de una figura destacada fue muy original. Fue un momento de renovación para ese arte y Goya encabeza ese movimiento. Grandes artistas, como Manet y muchos otros, tuvieron mucha influencia de Goya".

El pintor y el grabador

"No creo que haya influencia directa del Goya grabador sobre el pintor", responde Glendinning a la pregunta, "aunque se podría decir que en la última etapa de Goya parece que hay cuadros en los que la técnica del grabado ha tenido alguna influencia. Por ejemplo, las pinturas sobre marfil juegan con la oscuridad y claridad, en las pinturas negras también".El Año Goya, que celebramos con el 250º aniversario de su nacimiento ha dado mucho de sí, con exposiciones, obras de teatro, cine, televisión, música y danza. "Se puede hacer un Año Goya y quizá no un Año Velázquez, por la diversidad de su obra y la complejidad de su vida y personalidad", dice.

Respecto a la cantidad de repoducciones de los grabados de Goya o a las falsas atribuciones de su obra, Glendinning, es bastante abierto. "Yo lamento cuando se quita una obra que ha sido atribuída muchos años a un autor. Eso ímpide a la gente verla y dar su propia opinión. Pero es política de los grandes museos que no tienen espacio para exponer todos sus fondo?.

La errónea atribución a Goya de un cuadro de Maella, por especialistas del Prado, dice el experto, ha causado muy mala impresión en el mundo del arte. "Un error como ese es muy grave y lo triste es que por cosas como esta dimiten los directores. Un museo como el Prado necesita continuidad en su dirección y coordinar un equipo ajeno a los vaivenes políticos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de septiembre de 1996