Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes ya controlan la mitad de Afganistán tras tomar Jalalabad

Los talibanes, la milicia integristas musulmana formada por estudiantes de religión, tomaron ayer el control de la ciudad de Jalalabad, capital de la provincia de Ningarhar, al este de Afganistán, pocas horas después de que hubiese caído en manos de las tropas gubernamentales leales al presidente Burhanuddin Rabbani, según informó el Gobierno de Kabul, que acusó a Pakistán de complicidad con las milicias rebeldes, y los propios talibanes.Fuentes paquistaníes indicaron que el gobernador de la provincia murió en un ataque cuando viajaba desde Jalalabad hacia la frontera con Pakistán al parecer en una misión de paz con los líderes talibanes, a quienes habría prometido la entrega de la ciudad pacíficamente. Anoche se desconocían los autores del ataque, que también mató a seis colaboradores del gobernador.

Los talibanes controlan ya casi la mitad del país con la caída de Jalalabad, a unos 100 kilómetros de Kabul, aunque un portavoz del Gobierno afgano indicaba anoche que se estaban desarrollando combates en el aeropuerto y en las calles de la ciudad. La aviación gubernamental bombardeó ayer las posiciones de los talibanes y las rutas de suministro.

El mismo portavoz dijo que los talibanes entraron en la ciudad desde el distrito de Jogiani y desde la frontera de Pakistán, a quien acusó de ayudar a las milicias en su guerra con el Gobierno de Kabul. El Gobierno paquistaní ha negado las acusaciones alegando que no favorece a ninguna de las facciones afganas en lucha.

Las milicias rebeldes, que mantienen asimismo a Kabul bajo asedio desde hace un año, tienen como objetivo establecer un Estado puramente islámico en Afganistán, y se preparan para atacar Sarobi, plaza fuerte de la facción del primer ministro Gulbuddin Hekmatyar.

El Gobierno iraní envió ayer una delegación de alto nivel a Afganistán para discutir propuestas de paz con la milicia integrista. Teherán está preocupado por el avance de los talibanes y en particular por sus implicaciones en el tráfico de droga entre los dos países.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 1996