El ex secretario del PP balear relaciona a Cañellas con el 'caso Calvià"

Alberto Herran, ex secretario general del PP balear, implicó ayer a su antiguo jefe de partido y ex presidente del Gobierno de Baleares Gabriel Cañellas en el caso Calvià al declarar ante el juez que tiene "Ia impresión, dada la estructura interna del partido, de que [Cañellas] tenía conocimiento de la operación". La acusación particular, ejercida por el PSOE, afirma que, tras la comparecencia de Herran, el juez tiene más indicios de la culpabilidad de Cañellas. Herran eligió con cuidado sus palabras para no implicar del todo a Cañellas y darle una salida digna en la fallida trama supuestamente organizada por la cúpula del PP para sobornar a un concejal socialista en 1992. El objetivo era conquistar la alcaldía del municipio más rico de España, con grandes expectativas urbanísticas."No he reiterado ni manifestado nunca que [Cañellas] conocía la trama. En todo caso sería una impresión. Bajo ningún concepto, en el conocimiento real de las cosas, ni he tenido jamás constancia ni consciencia, de que el señor Cañellas o terceras personas hayan tenido conocimiento de este caso", resumió Herran a los medios de comunicación.

Un abogado presente en la declaración explicó, sin embargo, que el ex secretario general del PP respondió, a una pregunta concreta del juez, "que en el PP no se movía un solo papel sin que lo autorizase Cañellas".

"Navajeo politico"

Herran ya había expresado una opinión similar en su comparecencia, en calidad de imputado, ante el juez José Castro el pasado mes de mayo. En esa ocasión dijo que "el navajeo político" genera a veces situaciones como las del caso Calvià, y precisó que por el sistema de funcionamiento del PP Balear "resulta difícil pensar que la operación pudiera hacerse sin el consentimiento del entonces presidente de Baleares, Gabriel Cañellas", según los abogados presentes en la declaración.Herran es citado en la investigación del caso Calvià por dos de sus ex correligionarios, Andreu Bordoy, uno de los tres condenados por la Audiencia de Palma, y Eduardo Vellibre, que se habría convertido en alcalde de Calvià en caso de haber prosperado el intento de soborno. Los dos eran los máximos responsables de la formación conservadora de ese municipio.

Bordoy y Vellibre confirmaron a Herran que "contaban con la bendición de arriba" para realizar la trama, cuestión que el ex secretario general del partido interpretó como un hipotético consentimiento de Cañellas.

La acusación particular estima que, tras la comparecencia de Herran, "el juez tiene más indicios inculpatorios contra Cañellas" y califica de "inminente" su citación a declarar en calidad de inculpado. Cañellas, que dimitió el pasado año como jefe del Ejecutivo autonómico balear, forzado por la dirección nacional tras estallar el caso Sóller, es objeto de una doble investigación en el Tribunal Superior de Baleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de septiembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50