Entrevista:

Aznar: "Lo diré con la mayor claridad; yo no voy a perseguir a nadie desde el Gobierno"

"Lo que no se me puede pedir es que me dedique a perseguir a nadie desde el Gobierno, porque no lo voy a hacer. Si alguien tiene cuentas con la Justicia, ésta será la que determine sus responsabilidades". El presidente el Gobierno, José María Aznar, sigue manteniendo sin titubeos la idea de que el Ejecutivo, no promoverá actuaciones frente a conductas del anterior Gabinete en el caso GAL. En una entrevista concedida al presidente de la agencia Efe, Miguel Angel Gozalo, Aznar apuesta por Maastricht porque, dice, cumplir con los criterios de convergencia europea para entrar en el núcleo de la moneda única no es un sacrificio. Para el presidente del Gobierno "es, sobre todo, una oportunidad para España".

Más información
"Gobernar como a mi me gusta"

El presidente del Gobierno muestra un decidido entusiasmo por Europa y afirma que "Maastricht es la oportunidad de que España forme parte del núcleo de decisión política más importante en Europa y, por tanto, de uno de los más importantes del mundo, así como de que nuestra opción política, como una de las cinco grandes naciones de Europa, se consolide plenamente"."En segundo lugar", prosigue Aznar, Maastricht es una gran oportunidad económica. Crear una moneda única significa la posibilidad de acceder a la zona de crecimiento, de prosperidad y de empleo más importante que va a haber en Europa y, por tanto, una de las más importantes del mundo. Eso es sencillamente Maastricht: una oportunidad. Pero para llegar ahí", advierte, "hay una serie de requisitos. Hay que tener una inflación y un déficit bajos, un endeudamiento limitado y unos tipos de interés más reducidos".

"Tranquilidad política"

De la situación política actual Aznar hace un balance "razonablemente positivo" y destaca que ahora se vive "una realidad de tranquilidad y normalidad". "Los viejos elementos de confrontación en gran medida han desaparecido. Existe esa gran estabilidad de gobierno y las cosas, desde el punto de vista económico, funcionan correctamente".El presidente admite que los próximos Presupuestos del Estado tienen la hipoteca de responder a los compromisos con Convergència i Unió (CiU), pero espera que la mayoría de los ciudadanos y de los grupos políticos participen del espíritu que los animará porque, dice Aznar, "el Gobierno no está dispuesto a enviar ninguna señal de duda a los mercados, sino todo lo contrario; hacerlo sería entrar en la dinámica inversa de aumentos de inflación y de gasto público, más desempleo y menos crecimiento de la economía española".

El presidente rehúsa comentar las últimas decisiones del juez del caso Lasa-Zabala, Javier Gómez de Liaño, porque "el Gobierno no comenta nunca los autos judiciales. El Gobierno cumple la ley. Ésa es su obligación. No nos dedicamos a ilustrar los autos judiciales".

Respecto a la decisión del Ejecutivo de no entregar a los jueces los papeles del Cesid y la posible frustración que esta actitud produzca a algunos votantes del PP, Aznar responde que hay "una cuestión política, porque los ciudadanos españoles determinaron en las elecciones un cambio político, y por tanto ya hay una manifestación política. En segundo lugar hay problemas ante los tribunales de justicia en relación con asuntos del pasado y que pueden afectar a miembros de la Administración anterior. Esto es responsabilidad de la Justicia, no del Gobierno. La responsabilidad del Gobierno es afrontar la situación y marcar las líneas generales de futuro del país". Y proclama: "Lo que no se me puede pedir es que yo me dedique desde el Gobierno, porque no lo voy a hacer, y lo diré con la mayor claridad que pueda, a perseguir a nadie. Yo no me voy a dedicar a perseguir a nadie desde aquí. No lo he hecho ni lo voy a hacer. Y si alguien tiene cuentas con la Justicia, ésta será la que tenga que determinar sus responsabilidades".

Aznar se muestra esperanzado con la diálogo social y dice que "se puede y se debe llegar a un acuerdo sobre algo tan relevante como el Pacto de Toledo sobre el futuro del sistema de pensiones".

El terrorismo le preocupa en sí mismo, junto a todas las acciones que denomina "paraterroristas". Afirma que el Ejecutivo responderá a la violencia callejera y anuncia que "el próximo día 6 el Gobierno va a aprobar dos proyectos de ley importantes: el de los servicios de inteligencia -la nueva regulación del Cesid- y el que regula la utilización de vídeos y de cámaras en las vías públicas para controlar este tipo de fenómenos".

Al preguntarle si los vídeos callejeros pueden crearle problemas con el Partido Nacionalista Vasco, Aznar aprovecha para asegurar que se siente "muy satisfecho del nivel de relación del Gobierno con sus aliados parlamentarios. Las cosas han ido bien y buena prueba de ello es la estabilidad parlamentaria y política de que gozamos", aunque añade que "esto no quiere decir que se esté de acuerdo en todo. Puede haber cosas en las que no se alcance ese acuerdo. Puede haber ideas distintas, sugerencias distintas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS