Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Inquietud

Las declaraciones realizadas por el secretario de Estado de Aguas y Costas, Benigno Blanco (5 de agosto) me crean inquietud. Que un cargo de tanta importancia para nuestro país manifieste acerca del Plan Hidrológico, sólo porque fue diseñado en la anterior legislatura, que "le parece poco responsable el pretender definir las necesidades de agua en España a veinte años vista", o que "no cuenta con un apoyo serio porque no han de hacerse con un horizonte de más allá de cinco o diez años" (opinión muy discutible), me hace sospechar que aquí lo que se desea es, una vez más, hacer tábula rasa y desacreditar al antecesor. "No me sirve el Plan Hidrológico de Borrell". ¡Algo tendría de bueno el Plan Hidrológico del anterior Gabinete! Y, sobre todo, mucho dinero invertido que ahora se va a tirar por la borda.Deduzco que, desde las altas instancias, se nos quiere seguir acostumbrando a los resultados espectaculares vendevotos y a que no vale la pena planificar a tan largo plazo (política forestal o en este caso el agua, tan vital). Parece que todo lo que no obtenga beneficios rápidos e impactantes en cuatro años (una legislatura) no es rentable políticamente. Veinte años no es nada. Los cargos pasan, pero el país debe continuar su marcha, aun a riesgo de que la medalla se la cuelgue el presidente que gobierne el año 2016. Saldríamos ganando todos.- Javier Crespo..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de agosto de 1996