Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"El 'caso Focoex' parecía un elefante y resultó un ratón"

El diputado del Partido Colorado Julio Aguiar, presidente de la Comisión Parlamentaria encargada de investigar los contratos de la empresa pública española Focoex (Fomento de Comercio Exterior) y el anterior Gobierno uruguayo, del Partido Blanco, admite que las conclusiones de la comisión se asemejan un poco al agua de borrajas. "La expectativa que hemos provocado en la opinión pública es la de un elefante y hoy, después de manejar 290.000 fotocopias, llegamos a la conclusión de que no es más que un ratón". Aguiar, 49 años, pertenece al partido del presidente Julio María Sanguinetti, Colorado, de cuyas filas surgieron las primeras críticas contra los convenios suscritos por el Ejecutivo de Luis Alberto Lacalle. De los 300 millones de dólares concedidos por España en créditos se utilizaron unos 146 millones.Julio Aguiar, quien subraya su interés en deslindar el caso Focoex de las buenas relaciones con España, lamenta que la fuerte, politización de la comisión restara objetividad a sus trabajos, y que la presentación de documentación falsa por el diputado Leonardo Nicolini, del izquierdista Frente Amplio, sus constantes anuncios acerca de la inminente presentación de pruebas de delito con nombres y apellidos, nunca aportadas, causaron gran irritación política en el país y entorpecieron todo.

MÁS INFORMACIÓN

La Cámara de Diputados cerró el caso el miércoles pasado, al aprobar, con los votos a favor de colorados y blancos, coaligados en el Gobierno, una resolución que no advierte delito en los contratos y sí irregularidades administrativas. La versión taquigráfica del plenario fue enviada a la justicia. Aguiar duda aún sobre algunos aspectos de la operación investigada, "y no digo que todo lo que está en la nebulosa sea invariablemente malo", pero no reprocha a las empresas españolas. Reconoce que el material llegó bien y en los contados casos en que arribó a puerto con defectos fue sustituido. "Los plazos y entregas, incluso la renovación de equipos cuando no estaban en buen estado, en algún caso con la garantía agotada, se cumplieron bien. Las quejas no vienen por ahí".

Pregunta. ¿Quién cometió entonces las irregularidades? En el informe final se apunta hacia la parte uruguaya.

Respuesta. Sí. Hay una serie de decisiones políticas que no fueron acertadas. La primera es el tipo de préstamo concedido; que por la dimensión que tiene, por todo lo que implica, por ser un préstamo atado al país de origen en la compra del equipamiento fundamentalmente, trae aparejados algunos problemas. Y además la burocracia uruguaya no estaba preparada para administrar tanto material en tan corto plazo. El país debe legislar para mejorar las garantías que deben ofrecerse en estos préstamos, y también efectuar estudios previos.

P. Volvamos a los culpables de esas irregularidades.

R. Hubo, sí, irregularidades administrativas atribuibles a las jerarquías uruguayas. Partiendo de los límites de esta comisión, documentación que tipificara delito no tuvimos. Pero también le recalco que para nosotros fue muy importante que en su momento el presidente interino de la Cámara de Diputados, respaldado por el Partido Colorado, pasara todas las actuaciones, a petición de la justicia [por exhorto del magistrado Washington Balliva, quien ha renunciado al caso después de que la Corte Superior de Justicia le abriera expediente disciplinario por lesionar los fueros del Parlamento], al poder judicial. Y también que completáramos ese envío con la versión taquigráfica de la sesión, porque parece que, hay algunas cosas que sólo las puede aclarar el poder, judicial.

P. ¿Qué cosas?

R. Hay algunas cosas que no contestaron los directivos de Focoex de Madrid cuando estuvieron en Uruguay, amparándose en un derecho legítimo, pero que no colaboraron con la investigación. No lo hizo tampoco el señor Walter Estellano (comisionista de Focoex) cuando estuvo en la comisión. Y hay algunos aspectos a los que la comisión no pudo llegar, no sólo sobre las comisiones sino sobre cómo se gestaron las decisiones fundamentales del tema Focoex desde el Centro Deportivo de Rocha hasta el hecho de que la Oficina de Planeamiento que era la que debería controlar la ejecución de esta obra no tenga documentación al respecto. Hay un vacío ahí que debe ser aclarado. Y sólo la justicia puede hacerlo.

P. Permítame que insista, ¿es imputable la parte española?

R. Nos queda la duda, o la convicción, de que el tamaño del préstamo, su volumen, la rapidez con que debe ejecutarse, la estructura poco adecuada en la Administración uruguaya determinó que se comprara tal cantidad de equipamiento, que muchos de ellos eran muy buenos, algunos buenos, y otros malos; pero que además hubieran muchos que sirven, algunos que no sirven tanto, y otros que uno se pregunta para qué vinieron.

P. Pero se vendió sobre pedido, según reconoció el Gobierno blanco.

R. Sí, pero ahí nunca pudimos aclarar quien tomó algunas decisiones. Las conclusiones que sacamos es que se trata de un instrumental que al país le ha hecho bien, y que sirve. El doctor Jaime Luksenburg [miembro de la comisión del ministerio de Salud y director del hospital Pasteurl], decía que había no menos de un 80% de equipamiento bueno y muy bueno, y un 20% regular o malo.

P. Se impulsará el juicio político contra Nicolini

R. Sí, pero no vamos a crear un San Nicolini, porque podría ocurrir "que terminásemos creando un mártir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1996

Más información

  • JULIO AGUIAR PRESIDENTE DE LA COMISIÓN PARLAMENTARIA DE INVESTIGACIÓN