Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investigará el derribo de la Casa del Tesoro

La fiscalía de Madrid investigará la destrucción de los restos de la Casa del Tesoro -llevada a cabo por el Ayuntamiento con permiso de la Comunidad, ambos del PP- en la plaza de Oriente. Así se lo comunicó ayer el fiscal Carlos Ruiz Alegría a los portavoces municipales y regionales de IU, Marisa Castro y Juan Ramón Sanz.Tanto Castro como Sanz se presentaron ayer en la oficina del fiscal para entregarle documentación y pedirle que investigue el proceso del derribo de los restos de esta edificación anexa al palacio de los Austrias, que, a juicio de IU, "no es muy limpio". También el PSOE ha remitido por escrito el mismo requerimiento. Según el PSOE, la destrucción de los restos del Siglo de Oro "no es sino una muestra más de que el PP actúa sin la más mínima sensibilidad democrática".

Posible prevaricación

El PSOE cree que Patrimonio ha podido cometer prevaricación al derribar los vestigios

Por su parte, Juan Antonio Ruiz Castillo, secretario general del grupo socialista, dijo que "la Comunidad de Madrid, al autorizar la demolición de los restos arqueológicos, puede haber incurrido en un delito de prevaricación", según Europa Press. Ruiz Castillo calificó el derribo como "una de las mayores aberraciones de la historia de la democracia de Madrid". "Algo tan sencillo como consultar a un tercer experto", prosiguió Ruiz Castillo, "no se ha hecho". Pero la destrucción se ha realizado "en agosto y casi con nocturnidad". "Por eso creemos que lo ocurrido en la plaza de Oriente responde a intereses especulativos y financieros más que a los puramente arqueológicos. Algo huele mal en esta historia", añadió.El parlamentario socialista recordó ayer que la Asamblea de Madrid acordó en 1992 instar al Gobierno regional para que velase por "la protección del patrimonio arqueológico existente en el subsuelo de la plaza de Oriente y de la calle de Bailén que pudiera verse afectado por cualquier tipo de proyecto de remodelación". Según Ruiz Castillo, "una vez culminado el plan de investigación arqueológica debía someterse al dictamen de un organismo institucional competente, como las Reales Academias, las Universidades o el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Sin embargo, nada de eso se hizo".

El PSOE regional fue ayer muy crítico con unas declaraciones del alcalde que hacían referencia al gran beneficio cultural que las excavaciones habían supuesto para el patrimonio histórico de Madrid (véase EL PAÍS de ayer). "Es una provocación al pueblo madrileño y a los partidos de oposición", consideró Ruiz Castillo.

José Ignacio Echeverría, primer teniente de alcalde y alcalde en funciones, manifestó ayer a Efe que "la oposición utiliza cualquier motivo para politizar las obras de la plaza de Oriente". Añadió que en ellas "se trabaja con transparencia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de agosto de 1996

Más información