La Policia arresta a una banda de ladrones de chalés con 150 asaltos

, Eran 18 personas unidas por un solo fin: el robo. La Policía Judicial ha desarticulado una banda de atracadores a la que implica en cerca de 150 robos, mayoritariamente en chalés de urbanizaciones de la región. La operación policial se ha desarrollado en dos fases: la primera culminó el pasado 18 de julio con seis detenidos y la segunda ayer mismo con un total de 12 arrestados. Estos últimos vivían y guardaban los botines en dos pisos de la calle de Pan y Toros, a menos de 100 metros de la comisaría de Usera.La organización criminal, formada en su mayor parte por chilenos, operaba en Madrid desde principios de año. Considerados delincuentes muy peligrosos, tenían especial debilidad por los chalés, aunque también cometían asaltos en vía pública e incluso en hospitales, como el centro Venerable Orden Tercera, en la calle deSan Bernabé, 13 (Centro). Fue el pasado 24 de julio. A las 8.30, un Suzuki Santana aparcó a la puerta. Bajaron cuatro hombres. Uno permaneció fuera vigilando, otro se situó con un cuchillo en el vestíbulo y los otros dos saltaron a través de las ventanillas de atención al público y se metieron en las oficinas, armados con pistolas. "Apuntaron a los empleados y les hicieron tirarse al suelo.

Pero claro, con el revuelo que habían montado en el vestíbulo, se pusieron nerviosos y se marcharon sin coger dinero", afirmó el gerente del centro.

Para cometer sus fechorías, siempre según la versión policial, dividían sus efectivos en grupos de seis. Unos salían en busca de chalés; otros, de pisos, y el resto hacían de cogoteros (asaltos a quien retira dinero de un banco). La banda, a tenor de las investigaciones, asaltaba los chalés a mediodía o de noche. Poco les importaba si había alguien. A cara descubierta y armados, irrumpían en busca del botín. Así ocurrió el pasado 8 de julio, cuando tres miembros de la banda asaltaron un lujoso chalé de Pozuelo. Tras reducir a los ocupantes -entre ellos una niña-, los ladrones obligaron al dueño a conducirles hasta la caja fuerte.

PASA A LA PÁGINA 3

La policia investiga si la banda intervino en el asesinato de Langa

VIENE DE LA PÁGINA 1La intervención de un empleado, armado con escopeta de caza, desató un tiroteo. Los ladrones huyeron. Uno, sin embargo, había sido alcanzado en un pie. Tres horas después fue detenido. Su captura facilitó la detención de otros cinco integrantes de la banda (véase EL PAÍS del 19 de julio). El alijo descubierto en su poder fue expuesto y, según la policía, los visitantes reconocieron objetos procedentes de 46 robos. Tras esta operación, el Grupo de Delincuencia Organizada de la Policía Judicial prosiguió la investigación. Siguiendo el rastro al Suzuki empleado en el asalto al hospital y con la ayuda de vecinos, que les prestaron sus viviendas para las vigilancias, el martes detuvo a 10 supuestos integrantes de la banda, en dos pisos alquilados, en los números 40 y 42 de la calle Pan y Toros (Usera). Y ayer mismo capturó a dos más. "Se ha acabado con una banda muy peligrosa que actuaba sobre todo en domicilios, lo que genera en el ciudadano impotencia e inseguridad", afirmó el delegado del Gobierno en Madrid, Pedro Núñez Morgades, quien calculó que la banda había perpetrado cerca de 150 robos.

Vivían en el 7º D. Eran jóvenes y por las noches armaban un jaleo tremendo, aunque luego se comportaban educadamente y saludaban con respeto", comentó un vecino del número 42. Otra inquilina ofrecía una imagen más agria: "Una noche llegué al portal y les oí discutir por el telefonillo. Iban borrachos y se decían cosas del tipo: 'Me cago en la concha de tu madre".

La otra parte de la banda se alojaba en el cuarto izquierda del número 42 de la misma calle. "No trabajaban y andaban siempre a gritos. Les veías salir con una bolsa de viaje llena y a las dos horas regresaban con la bolsa vacía. Por las noches se montaban unas juergas tremendas, ponían la música a tope, cosas de salsa o de Laura Pausini, ponían la canción y la repetían durante horas. Nosotros llamábamos a la Policía Municipal y nada", comentó una vecina.

El botín descubierto en los pisos ocupaba ayer una sala completa de la comisaría de Ventas. Junto a las armas -tres revólveres, dos pistolas, 200 balas y 30 puñales- y útiles de robo -palancas, destornilladores, ganzúas- se exponían miles de objetos procedentes de las viviendas saqueadas: gafas graduadas, colmillos de elefante, coches de juguete, máscaras, abrigos de visón, joyas de oro y plata, relojes, espejos, marcos, monedas, corbatas multicolores, muñecas, prismáticos, raquetas, vídeos, cintas de vídeo...

Toda esta amalgama será expuesta la próxima semana. Las armas están siendo estudiadas para averiguar si alguna corresponde a la utilizada en el asesinato en junio del empresario Emilio Langa, en su chalé de Villaviciosa de Odón.

Los detenidos son: Jorge Ernesto P. R., de 48 años, óscar Manuel C. N., de 40; Nelson C. Q., de 35; Jorge Rolando A. S., de 32; Rodrigo Arturo C. R.., de 21; Patricio M. B., de 20; Alex Cristian C. A., de 19; René M. V., de 3 1; Hugo Marcelo E. S., de 26; José Arturo M. M;, de 20; Andrés R. G., de 19, y Angelo E. S., de 18.

Sobre la firma

Jan Martínez Ahrens

Director de EL PAÍS-América. Fue director adjunto en Madrid y corresponsal jefe en EE UU y México. En 2017, el Club de Prensa Internacional le dio el premio al mejor corresponsal. Participó en Wikileaks, Los papeles de Guantánamo y Chinaleaks. Ldo. en Filosofía, máster en Periodismo y PDD por el IESE, fue alumno de García Márquez en FNPI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS