Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren más de 200 tutsis en el asalto a un campo de refugiados en Burundi*

Más de 200 personas fueron asesinadas en la madrugada de ayer, en un ataque contra un campo de refugiados tutsis por parte de rebeldes hutus, en el centro de Burundi, según señalaron fuentes oficiales del Ejército burundés que controla la minoría tutsi. El ataque se produjo en Bugendana, en la provincia de Gitega. Más de 300 civiles hutus mu rieron durante la segunda mitad del mes pasado en esa provincia en el curso de operaciones militares.

La matanza ocurrida a primeras horas de la madrugada fue realizada por centenares de asaltantes, indicó en Bujumbura -la capital del país- un alto funcionario del Ministerio de Defensa. "Ya se han contabilizado más de doscientos cadáveres", dijo por otro lado Marc Nteturuye, jefe del gabinete del primer ministro, que calificó la matanza como una "catástrofe nacional", y pidió a la comunidad internacional que condene sin paliativos la acción perpetrada por militantes del Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia (CNDD). El campo de refugiados estaba protegido por un número insuficiente de militares, algunos de los cuales resultaron muertos en el asalto.El pasado día 3 otra acción de los rebeldes hutus contra una fábrica de té en Teza, en el oeste de la provincia de Gitega, causó 98 muertos, entre ellos mujeres y niños. El CNND afirmó que la fábrica era un complejo militar encubierto.

Frente a estas matanzas de tutsis, los habitantes de la provincia manifestaron que más de trescientos civiles hutus, entre los cuales figuraban también mujeres y niños, fueron asesinados en un periodo de 10 días a finales del mes de junio por fuerzas del Ejército, dominado por los tutsis, en el curso de operaciones para aplastar la rebelión.

. Los rebeldes han incrementado últimamente su guerra de guerrillas en Burundi, donde, según estimaciones de diplomáticos y de representantes de organizaciones internacionales de ayuda, el trágico conflicto estaría causando mil muertos diarios. Más de 150.000 personas han fallecido en los últimos tres años de una brutal guerra civil en la que ninguna de las dos partes toma prisioneros y opta por ejecutar a los capturados. El plan de fuerzas de paz apoyado por los países occidentales y en el que participarían tropas de Etiopía, Uganda y Tanzania aún no se ha desarrollado, a causa de las discrepancias entre el Gobierno y el Ejército.

Entretanto, Burundi ha expulsado ya a 1.300 refugiados ruandeses hutus del campo de Kibezi, en el noroeste del país, que alberga a 15.000 residentes, dentro de una operación iniciada el viernes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de julio de 1996