Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La serpiente se salvó

, Cuando todos los vecinos de la calle de Almansa, 58, entregaban a los técnicos y policías municipales una lista con las pertenencias indispensables que se debían salvar de la demolición, un agente se dirigió al propietario de un bar afectado: "A ver, usted, dígame lo que quiere que saquemos de su local antes de que empecemos con el derribo. Puede que su local sucumba".

"Pues, esto, los documentos... y una serpiente", dijo el hombre. Expresión de pasmo del policía, que añade, intentando poner cara de póquer: "Si quiere hablar de serpientes, diríjase al jefe". Y aquí un vecino terció en la conversación: "Hombre, si han salvado ustedes un pájaro [los agentes acababan de rescatar una jaula con un canario de una vecina], también tienen que sacar a la serpiente: es también un ser vivo".

MÁS INFORMACIÓN

Ahí quedó todo por el momentó. Minutos después, el "jefe", Fernando Macías, encargado del departamento de Rehabilitación de Edificios del Ayuntamiento, decidió rescatar al animal y entró en el local acompañado por el dueño. Y la serpiente, que medía 140 centímetros, salió dentro de una bolsa de deporte, se salvó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de julio de 1996